Una grieta de varios metros en un edificio de Nueva Montaña inquieta a los vecinos

Vecinos miran la grieta en la esquina del bloque, cerca del portal 11C de la calle Francisco Tomás y Valiente en Nueva Montaña./Sane
Vecinos miran la grieta en la esquina del bloque, cerca del portal 11C de la calle Francisco Tomás y Valiente en Nueva Montaña. / Sane

Los bomberos vallaron ayer la esquina del bloque pero no han ordenado el desalojo a la espera de la investigación que se abrirá hoy, lunes

VIOLETA SANTIAGOSantander

El vecino del primer piso estaba viendo en la televisión las carreras de la Fórmula 1 cuando oyó cómo se abría lo que hasta ayer era una fisura, así que calcula que serían las 18.30 horas. No le dio importancia al crujido, porque al principio le pareció «como de algo que se golpeaba o se caía», pero se asomó y, entonces sí, se preocupó. Porque lo que vio es una gran grieta de unos seis o siete metros de altura y cascotes en el suelo, en la esquina de un edificio de la calle Francisco Tomás y Valiente de Nueva Montaña, cerca del portal 11C.

Avisados con urgencia los bomberos «no vieron, en principio, ningún problema estructural», pero la familia del primero empezó a recoger algunas cosas para pasar la noche fuera de casa porque el hueco está junto a sus ventanas. Los técnicos no constataron ningún peligro para los habitantes del bloque y no ordenaron el desalojo. «Es cierto que nosotros nos vamos por si acaso, porque tenemos niños pequeños y estaremos más tranquilos» señaló J., que pidió que no se le identificara.

Parte del lateral del bloque quedó vallado enseguida y cerrado con cintas de seguridad. En principio, los bomberos habían cortado el paso por la calle, aunque enseguida lo restablecieron ya que, de momento, se cree que la brecha, aunque llamativa, «es un simple fallo de la fachada». El agrietamiento está a la altura del negocio de fotografía de Pablo Bolado, quien ayer observaba con disgusto el agujero alargado que sube desde el suelo a la ventana del primer piso.

La alcaldesa indica que el edificio «no tiene una patología estructural»

La «patología» del edificio de la calle Francisco Tomás y Valiente de Santander, en Nueva Montaña, que fue acordonado ayer tras detectarse una grieta «no es estructural», sino que «parece ser» que se trata de problemas en el agarre del ladrillo caravista que recubre la fachada.

Así lo ha explicado este lunes, a preguntas de la prensa, la alcaldesa de Santander, Gema Igual, quien ha detallado que el ladrillo caravista «no está bien sujeto en algunas zonas» de este edificio.

Igual ha apuntado que no se trata de una «patología que se descubrió ayer» al detectarse la grieta, sino que los vecinos ya eran «conscientes» de ella.

De hecho, la alcaldesa ha explicado que «no es la primera vez» que el edificio tiene este problema con los ladrillos ya que éste también se ha dado en otro portal del mismo inmueble.

Por ello, según Igual, los vecinos ya habían solicitado al Ayuntamiento una autorización para arreglarlo, la cual se «está tramitando».

Igual ha explicado que ayer, tras detectarse la grieta, acudieron los Bomberos de Santander y, ante el «riesgo» de desprendimiento de ladrillo se acordonó la zona.

El agrietamiento está a la altura del portal 11C, pero hay otra gran fisura junto a la puerta de entrada del 11B

«Se supone que no hay riesgo», explicaba, si bien el susto no se lo quitaba nadie. El fotógrafo se encontraba de viaje cuando le llamó el propietario del local para avisarle de lo que había pasado y el profesional se desplazó a su establecimiento desde el aeropuerto. Según contaron tanto Bolado como otros residentes en la zona, los bomberos les aseguraron que el jefe del cuerpo se acercará hoy al lugar para abrir una investigación sobre las causas del incidente y tratar de dar soluciones.

Ayer varios residentes se mostraron «tranquilos, pero relativamente» dentro de que no dejaban de señalar, con inquietud, que la brecha hacía al menos un año que estaba marcada. Hay otra, también muy evidente, junto al portal del 11B. Y otro propietario, de un bloque más cercano a El Corte Inglés, mostró otra grieta en el pilar exterior de un soportal a unos cientos de metros, a la altura del portal número 9C.

Estos bloques fueron entregados a sus titulares entre los años 2006 y 2008, relató otra persona, que recordaba que estos inmuebles se levantaron en zona de marisma, algo que ya en su día echó para atrás a algunos potenciales compradores.

Otros casos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos