Las obras de las sedes de Policía y los talleres municipales vuelven a la vida una década después

Las obras de las sedes de Policía y los talleres municipales vuelven a la vida una década después
Javier Cotera

El Ayuntamiento de Santander licita los trabajos en 11,5 millones, la cantidad más alta para una obra municipal en los últimos doce años, y espera que estén concluidos a finales de 2019

PILAR CHATO y EFESantander

En el paisaje de Peñacastillo, desde hace una década, hay un esqueleto de hormigón formado por dos grandes volúmenes. En el horizonte, las nuevas sedes de los talleres municipales y de la Policía Local de Santander con una fecha de conclusión, a finales de 2019, y otra de inicio, este próximo verano. El Ayuntamiento de Santander ha anunciado hoy la licitación de la que será la obra de mayor cuantía abordada por la Administración local en los últimos 12 años, un total de 11,5 millones de euros, de los que 7 ya están incluidos en el presupuesto de este año.

En el año 2008, la empresa adjudicataria de las obras suspendió pagos y los trabajos que debían dotar a la ciudad de unos nuevos talleres municipales y de una sede para la Policía Local quedaron en suspenso. Tras numerosos procesos administrativos -ya se anunció el inicio de las obras para 2015-, ambos proyectos entran en su recta final, para la que aprovecharán parte de lo ya construido por la UTE 'El Parque' antes de quebrar. En el proyecto original no estaba prevista la creación en este espacio de la sede de la Policía Local, algo que se acordó en el año 2015.

Y una cuestión más, cuando sean entregados al Ayuntamiento por la empresa que resulte elegida, tendrán que estar listos para ser ocupados, con todos sus equipamientos instalados.

El concejal de Infraestructuras, Cesar Díaz, ha informado hoy de que el plazo para presentar las ofertas para ejecutar esta obra concluirá el 3 de abril. El plazo de ejecución de los trabajos será de 14 meses y desde el Ayuntamiento confían en que las obras arranquen este mismo verano. Eso quiere decir que podrían estar concluidas para «mediados o finales» del verano de 2019.

Díaz ha aclarado que se trata de un proyecto «llave en mano», que incluye no solo las obras de construcción, sino también las dotaciones y equipamientos necesarios para el funcionamiento de ambas sedes, así como el traslado de la maquinaria útil para los talleres municipales.

El concejal ha recordado que esta obra, situada en una finca de más de 9.000 metros cuadrados en Peñacastillo, partirá del esqueleto del edificio de dos volúmenes que se iba a dedicar a los talleres. En total, las dos sedes ocuparán una superficie construida de más de 17.800 metros, con el objetivo, según ha señalado Díez, de ofrecer unas instalaciones «más modernas, funcionales y ajustadas a las necesidades actuales» tanto para los usuarios como para los trabajadores.

«Una administración más moderna»

César Díaz ha destacado la actitud «constructiva» de los empleados y de sus responsables para poder aunar en un solo edificio la sede de estos dos servicios municipales. Y, aunque ha reconocido que llegar hasta aquí ha llevado «más tiempo de lo esperado» y ha exigido a todas las partes «un esfuerzo añadido», ha asegurado que este trabajo «ha merecido la pena», porque el resultado va a suponer un avance «muy sustancial» en el proceso de mejora de las sedes municipales.

El objetivo, ha resumido Díaz, es dotar al Ayuntamiento de Santander de unas instalaciones propias de una administración «moderna» que quiere ofrecer «la mejor atención a los ciudadano y las mejores condiciones de trabajo» a su personal.

Los talleres municipales contarán con un nuevo edificio de más de 9.200 metros cuadrados construidos, mientras que la sede de la Policía Local dispondrá de 8.575 metros cuadrados de construcción.

Esta nueva dotación municipal constará de dos volúmenes, uno dedicado a los talleres municipales, el ubicado al oeste, y otro a la Policía Local, en la zona este, que se diferenciarán desde el exterior. Entre ambas sedes habrá un vial cubierto.

La planta sótano tendrá dos accesos diferenciados para ambos servicios. Los talleres contarán a esta altura con instalaciones generales, almacenes y un aparcamiento para 20 vehículos. La Policía Local dispondrá en el sótano de una galería de tiro de 450 metros cuadrados, con diez líneas de tiro de 28 metros de alcance de disparo, además de una «zona fría», almacenes y una zona de seguridad.

También habráun área para detenidos, con un acceso de vehículos directo, un área de control y seguridad, varios espacios para comparecencias, cacheos o salas de entrevista con letrados.

Infografía de los talleres y la sede de la Policía
Infografía de los talleres y la sede de la Policía / DM

En la planta baja de los talleres estará la zona para reparaciones, además de un área de administración en una pequeña entreplanta.

En el caso de la Policía se dividirá en dos plantas, donde se repartirán los diferentes espacios de gimnasio, área de educación vial, museo, una zona independiente para detenciones de menores de edad, aulas de formación o despachos de atención al público.

La cubierta de las dos sedes se aprovechará para aparcamiento de vehículos de estos servicios y del personal.

El proyecto de ejecución de estas obras contempla, finalmente, según ha precisado César Díaz, la urbanización de una parcela municipal próxima, que se destinará a aparcamiento para usuarios, con un total de 56 plazas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos