Con el pañuelo puesto: La plaza de toros, por dentro