"La música es la niña tonta de la cultura"

Hombres G, durante su último concierto en Santander./
Hombres G, durante su último concierto en Santander.

Hombres G celebra su 30 aniversario con una gira que incluye un concierto en Santander este viernes

PILAR GONZÁLEZ RUIZsantander

A mediados de los años 80, una nueva banda juvenil desató la locura adolescente con su primer trabajo, que llevaba el mismo nombre que el grupo como carta de presentación. Eran los Hombres G. Tres décadas después, David Summers, Rafa Gutiérrez, Daniel Mezquita y Javier Molina continúan agotando el papel. 18.000 personas llenaron Las Ventas en el reciente concierto que dio inicio al tour para celebrar su aniversario, su propia historia y el fenómeno que mantienen en alza: 'Hombres G, 30 años y un día'. La gira tiene su próxima parada en el cartel del festival Música en Grande, el 24 de julio y antes de esa fecha, es el cantante de la banda quien repasa su carrera.

-¿Suelen pensar en que son parte de la historia musical de un país?

-(Ríe) Eso es mucho decir. No se piensa todos los días. Sentimos sobre todo agradecimiento al público, que es el que te permite hacer esto. Llevamos 30 años y seguiremos hasta que la gente quiera. Mientras hagas un concierto y llenes y la gente esté emocionada? Es lo que nos da la vida.

-¿Imaginaban que el fenómeno Hombres G iba a llegar tan lejos?

-Claro que no. Nunca. Personalmente, en mi vida, nunca he hecho planes a largo plazo porque son las circunstancias las que te van llevando. Siempre hemos vivido y trabajado al día. Empezamos en el 83, preguntándonos: ¿y ahora qué? Y así seguimos. Siempre hay algo que nos ilusiona y nos hace continuar.

-¿Puede poner un ejemplo de lo que les ilusiona?

-Ahora estamos muy ilusionados con la gira. Ha arrancado muy bien y la gente está ¡desorbitada! Lo cantan todo y lo estamos pasando genial. Cada concierto nos llena de emoción. Al final, la mejor manera de ser feliz es hacer feliz a los que están alrededor.

-¿Cómo ha cambiado su público en tres décadas?

-El público siempre es distinto. Hay gente que viene a verte muchas veces, son fans eternos a los que casi conoces. Ahora es una maravilla ver gente muy joven. Me hace ilusión llegar a gente nueva y que les lleguen las canciones. Canciones que siguen teniendo una magia que continúa enganchando a chavales nuevos. Eso es una garantía de futuro.

-¿Cuál es el truco para que las canciones perduren?

-Yo creo que las canciones que son bonitas y especiales son eternas. He hecho canciones divertidas, más lentas, más rápidas. Han sobrevivido las que tenían algo especial y dijeron: me quedo para siempre. De hecho, no podemos quitarlas del repertorio porque la gente se cabrearía. A mí 'Only you' me parece la más bonita del mundo y nunca dejará de gustarme.

-¿Y si tuviera que elegir una de ellas?

-Eso es muy difícil. He escrito más de 300 canciones. No podría elegir una pero diría siempre 'Devuélveme a mi chica' porque es la que me permitió vivir lo demás. 'Lo noto' o 'Te dejé marchar', para Luz Casal, me hacen sentirme más orgulloso como compositor pero esta nos abrió puertas. Hice esa una vez y hoy estoy hablando contigo.

-Fueron afortunados; disfrutaron la época en la que era posible vivir de la música.

-No me quejo. Vivimos muy bien de nuestro trabajo pero también trabajamos muy duro. Es una pena que la música tenga tan poco respaldo. Nunca hemos tenido apoyo del gobierno, pero ahora es más evidente. La música es la niña tonta de la cultura. Protesta el cine, la literatura y nosotros somos los que nos quedamos al margen. Hay que vivir con ello. Quien empiece ahora tiene que contar con su talento y poco más.

-¿La industria se traga cualquier opción?

-La industria discográfica hace lo que puede. Ha dejado pasar a todo el mundo y sigue intentando ofrecer un producto lo más digno posible, pero sin ayuda de nadie. Con la piratería ha habido un pasotismo tremendo.

-¿A qué se refiere?

-No saben cómo hacerlo y van dando bandazos. Se equivocan muchas veces. Deberían haber metido un canon a los operadores de internet que son quienes se están haciendo multimillonarios con las descargas. A la gente le molesta pagar por un disco pero no pagar internet todos los meses.

-¿La gratuidad acaba con el valor?

-La situación actual devalúa nuestro trabajo. Si la música es gratis, los que hacemos música somos unos 'pringaos' y la gente pierde respeto a la música en mayúscula: industria, canciones, compositores... Si no me gusta lo tiro, no cuesta nada.

-¿Usted qué escucha?

-Yo soy un absoluto enamorado de la música y me gusta lo que me ha gustado siempre, blues, country, pero también escucho muchas cosas nuevas, cosas que no se pinchan en la radio y que merecen ser escuchadas. Sinatra, Marley, Paco de Lucía, música brasileña... Me gusta todo aquello que se haga con el fin de transmitir emoción y que esa emoción me llegue.

-Hombres G ha llegado incluso a la escena del musical ('Marta tiene un marcapasos')

-Justo ahora estamos viendo opciones para estrenar el musical en México. Aquí lo estrenamos y a los dos meses Montoro dio el subidón del IVA y eso nos ha matado, pero estamos contentos con cómo ha ido. Somos productores, hicimos el casting, colaboramos en el guión, los gags, la elección y arreglos de las canciones...

-Precisamente en México tienen un foco notable de seguidores

-América es para nosotros como un pulmón enorme y maravilloso desde que fuimos la primera vez de gira. A México habremos hecho unos 60 viajes. Es como mi segunda casa. Su público es muy importante. Pero también Estados Unidos o Centroamérica. Hacemos giras tremendas, con todo vendido desde meses antes, espacios de 30.000 personas, una expectación tremenda. Cada dos años como máximo volvemos.

-¿No han sentido agotamiento?

-Sí. Hay cansancio psicológico. La opción que hemos elegido hace mucho más estresante nuestra vida pero no queremos intermediarios ni nadie que nos diga lo que tenemos que hacer, ni con quien negociar. Nos va mejor así.

-¿Son ustedes amigos?

-Somos mucho más que amigos. Somos como hermanos. Cada uno sabe cuál es la parcela.

-¿Han cometido errores?

-Ha habido muchos errores y habrá más. Hay que equivocarse y no pasa nada.

-¿A quién le dirían ahora 'sufre mamón'?

-Es difícil porque hay demasiada gente sufriendo. No sé si somos conscientes de que esto va a dar un pelotazo, así que, antes, que disfruten de Hombres G.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos