Una Semana Grande que ha sabido a dos

Una Semana Grande que ha sabido a dos

Mas de 300 actividades se han repartido por toda la ciudad, los hosteleros han vendido bien y están satisfechos y no se han producido altercados

JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

Es un tópico pero es cierto: la Semana grande ha sido un éxito, no se han producido altercados, la participación ha sido multitudinaria y los locales de hostelería y los hoteles han estado llenos. Coinciden en ello los profesionales de todos los ámbitos y, en especial, los que viven a pie de calle. Desde hace 26 años, ManuelRivero monta su churrería junto a la plaza de toros de Cuatro Caminos.No ha faltado este año y está satisfecho. «Mucha, mucha gente ha habido y hemos tenido buenas ventas. La verdad es que cada año son un poco menos, pero no podemos quejarnos, ha sido de verdad una semana de mucha actividad». Rivero estuvo hasta ayer con su churrería en la plaza de toros y ahora se traslada al recinto ferial, en la Segunda de ElSardinero. Es la quinta generación de churreros santanderinos: «Estamos desde el año 1892. Desde septiembre a julio, en el paseo del General Dávila, frente a Santa Clotilde. La gente se ha divertido mucho este año, hay que estar satisfechos. La Semana Grande ha sido un éxito», acaba.

Todo el gremio de la hostelería ha trabajado muy bien en la Semana Grande. Y el tiempo se ha comportado aunque en la noche del sábado al domingo pasado llovió y la mañana del domingo también, lo que obligó a cancelar al actuación final de la Banda Municipal en la Semana Grande, que debía desarrollarse en la Plaza de Italia.

.

La lluvia retrasó ayer algunas actividades, como la actuación en la calle de Peña Herbosa, pero se celebró. Allí estuvo hasta primeras horas de la tarde la banda Los Castos, dando ritmo a quienes alargaron el aperitivo aprovechando el buen tiempo. El fin de fiestas de ayer se celebró con casi toda la programación prevista: el baile y los Hermanos Ronchetti en La Porticada, ante cientos de personas que no dudaron en protegerse de la lluvia con paraguas, las atracciones de feria en El Sardinero, el circo de RaúlAlegría, las casetas de los hosteleros abiertas hasta medianoche, los pasacalles musicales... Porque, como destaca la concejala de ParticipaciónCiudadana, Carmen Ruiz Lavín, «hemos programado unas fiestas para todos los públicos y todos los gustos, en muchos escenarios de la ciudad». Lo ha repetido desde que presentó las fiestas hace un mes y, ayer, en el cierre de actividades estaba satisfecha. «Hemos conseguido que haya diversión para todos y en armonía».

En las fiestas han tenido especial relevancia las casas regionales y las peñas de la ciudad. En Cuatro Caminos, junto a la plaza de toros, ha estado el Centro Andaluz y la Hermandad del Rocío.Los andaluces y los amantes de lo andaluz, con el presidente de la casa Paco Martos al frente, han disfrutado mucho de estas fiestas. Estuvieron en el pasacalles de inicio de las fiestas, con la charanga Los Ronceros, de Santoña, incluida, animando a las miles de personas que esa tarde asistieron al inicio de una gran Semana Grande.

Las ferias y el circo se mantienen abiertos esta semana

Más actividades en el sardinero

No acaban las actividades festivas con el fin de la Semana Grande. Las ferias siguen en El Sardinero hasta el 7 de agosto, jornada de clausura con precios reducidos a mitad de precio, y el circo Quimera permanece hasta el día 14, con actividades para toda la familia y su cabaré nocturno para adultos. Agosto tiene sus fiestas propias. El Festival Intercultural en El Sardinero abre sus puertas el día 12 de agosto y permanece junto al campo de fútbol hasta el 4 de septiembre. Las actividades artísticas en elAuditorium de la Alameda de Cacho se abren en la segunda semana de agosto y el día 29, a las 23.00 horas, se lanzan en la Segunda playa los fuegos artificiales en honor a los patronos de Santander.

Como dice el alcalde, Íñigo de la Serna, «nunca antes había visto desde el balcón del Ayuntamiento, el día del chupinazo, que estuvieran llenas no solo la plaza y su entorno sino también las calles Juan de Herrera, casi hasta la Porticada, Isabel II y Jesús de Monasterio». E insiste, «el ambiente que se ha vivido por toda la ciudad ha sido inigualable».

Ruiz Lavín se lo ha trabajado bien a lo largo del año para organizar y coordinar más de 300 actividades repartidas por la ciudad, desde El Sardinero a Cuatro Caminos, con el punto central en la Plaza Porticada, un escenario tradicional que ha acogido una gran actuación cada día. «Ni la lluvia del sábado por la tarde pudo con la actuación de ópera.Eso nos demuestra que los santanderinos apoyan este espacio público como centro de las actividades festivas de la Semana Grande».

Lo dice el alcalde: «La Semana Grande es impulso para sectores claves como la hostelería o el comercio y es un escaparate social y cultural para Santander. Cada vez son más quienes hacen coincidir sus vacaciones con estas fechas para venir, desde otros lugares de España, a vivir la Semana Grande».

Y remata el presidente de la Asociación Empresarial de Hostelería de Cantabria, ÁngelCuevas: «La Semana Grande ha ido muy bien a todos los sectores de la hostelería. El balance del verano lo daremos cuando acabe la temporada, pero estos diez días nos han ido muy bien. Ha subido el rendimiento de los hoteles y de los restaurantes y esto es lo realmente importante».

 

Fotos

Vídeos