Sorprendidas in fraganti intentando entrar a robar en un piso de Menéndez Pelayo

Destornillador que una de las detenidas llevaba escondido en el sujetador./CNP
Destornillador que una de las detenidas llevaba escondido en el sujetador. / CNP

Las dos mujeres han sido detenidas por robo con fuerza después de ser descubiertas por un vecino

M. á. .
M. Á. .Santander

Dos mujeres originarias del Este de Europa han sido detenidas por robo con fuerza en grado de tentativa, después de haber sido sorprendidas por un vecino intentando entrar en un piso de un edificio de la calle Menéndez Pelayo. Gracias a que este ciudadano llamó enseguida a la Policía Nacional, las presuntas ladronas han podido ser arrestadas a los pocos minutos.

Las detenidas son L.L., de 31 años, y S.D., de 37. Una de ellas cuenta con antecedentes por hechos similares y la otra no. Ambas fueron puestas a disposición judicial.

Los hechos ocurrieron sobre las 18.15 horas del domingo 25 de noviembre, cuando uno de los residentes de un edificio de la calle Menéndez Pelayo empezó a oír ruidos procedentes de la escalera. Como los golpes no cesaban, y creyendo que podría tratarse de alguna persona bloqueada dentro del ascensor, decidió salir al rellano. Al acercarse al lugar del que provenían los golpes, sorprendió a dos mujeres que, ante su presencia, huyeron por las escaleras. En ese momento, y al ver que la puerta de entrada al domicilio de uno de los vecinos estaba entreabierta y presentaba daños, avisó a la Policía.

Inmediatamente acudió al lugar una patrulla, que localizó en las proximidades a las sospechosas, cuyas características coincidían plenamente con la descripción facilitada por el testigo.

Un destornillador oculto en el sujetador

Según explica la Policía Nacional, uno de los agentes vio que a una de las mujeres le sobresalía algo metálico por el escote, por lo que solicitó la colaboración de una policía para proceder al cacheo de seguridad. Entonces, se le intervinieron 270 euros, dos pares de pendientes, varios anillos, algunas pulseras, unas gafas de sol, un reloj, una medalla y además un destornillador de 26 centímetros, que una de ellas llevaba casi oculto dentro del sujetador. Ante esto, los policías detuvieron a las dos mujeres por un delito de robo con fuerza en grado de tentativa.

Desde la Policía Nacional hacen un llamamiento a la colaboración ciudadana, que «tan buenos resultados está dando» en Cantabria, para conseguir información que pueda llevar a la identificación y detención de los autores de los robos en domicilios.

 

Fotos

Vídeos