Los trabajadores de Parques y Jardines se manifiestan ante «el peligro que corren derechos y salarios» con el nuevo contrato municipal

Concentración de los trabajadores en la Plaza del Ayuntamiento de Santander./María Gil Lastra
Concentración de los trabajadores en la Plaza del Ayuntamiento de Santander. / María Gil Lastra

El comité de empresa de los 199 empleados de mantenimiento en la capital denuncia «la tomadura de pelo» y la «pasividad» del Ayuntamiento en la negociación de la adjudicataria

Javier Gangoiti
JAVIER GANGOITISantander

La adjudicación del servicio de mantenimiento de los parques y jardines de Santander continúa siendo un obstáculo para lograr un acuerdo entre los trabajadores y el Ayuntamiento. La propuesta municipal de adjudicación por 6,5 millones de euros anuales (7,7 incluido el IVA) a la UTE Imesap-La Encina-Copsesa preocupa a los 199 empleados que se encargan del cuidado de las zonas verdes de la capital. Concretamente la reducción del 16,7% en el importe del contrato, «una bajada desproporcionada que pone en riesgo los puestos de trabajo, además de la viabilidad y la calidad de estas funciones». Así lo han manifestado todos los trabajadores esta mañana frente al Consistorio de la ciudad, en su primera concentración ante lo que consideran una «tomadura de pelo» por parte de la administración municipal. El desencuentro, que comenzó el día que finalizó la anterior contrata, el 15 de febrero, no ha impedido que se sigan sosteniendo los trabajos de mantenimiento en la ciudad.

«Está en peligro nuestra estabilidad y todos los derechos adquiridos durante años. Queremos que se revisen las condiciones económicas y que la empresa encargada, sea cual sea, nos garantice que nuestros puestos de trabajo van a seguir igual, respetando nuestros salarios», ha exigido Óscar González, presidente del comité de empresa. Se refería a los más de 5,8 millones que cuesta mantener a los profesionales -sueldos y Seguridad Social- y que «corren peligro» si se tienen en cuenta los 700.000 euros destinados a trabajos de obra civil, jardinería, servicios y otros suministros.

El desencuentro se volvió a producir este lunes, tal y como anunció González, en la última reunión con el equipo de gobierno, porque «no les interesan los números que les enseñamos». Según las cuentas que baraja el comité de empresa, «los 5.886.201,72 de euros recogidos en la concesión no dan ni para pagar las nóminas, y encima no incluye posibilidad de mejora ni revisión de precios». El representante de la plantilla apeló a la unidad de los 199 profesionales y a su negativa a permitir que se rebaje el número de empleados o que empeoren las condiciones. «No queremos que nos pase como a trabajadores de otros servicios y baje la calidad del servicio, como ha ocurrido con la limpieza viaria, entre otros. No queremos que todos los derechos adquiridos, que hemos tenido que sudar durante muchos años, queden en el olvido bajo la excusa de que hay que ahorrar costes», ha declarado, al tiempo que reveló la «pasividad» por parte del Ayuntamiento en su gestión del conflicto. Por último, González ha anunciado más manifestaciones frente a la sede municipal en el futuro, aún sin concretar, hasta que se «garanticen nuestros derechos».

Pendiente de firmar

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, ha salido al paso de las declaraciones del portavoz y ha anunciado que el Consistorio no firmará el contrato con la empresa propuesta para hacerse con el servicio de Parques y Jardines si no da todas las garantías en el Plan de Viabilidad Económica que aún tiene que presentar. Ese es el aspecto determinante, tal y como ha señalado, «porque si no existen todas las garantías, será el Ayuntamiento el que no firmará el contrato». En contra de las acusaciones vertidas contra su gestión en este conflicto, Igual ha declarado que «conocen de primera mano que los primeros que hemos velado porque los empleos se conserven y estén protegidos en el pliego ha sido el equipo de Gobierno». De hecho, la regidora ha razonado que si el comité consideraba que «no estaban protegidos los derechos» en el pliego podía haber alegado. No lo hizo, de modo que «fueron validados, han salido a licitación, se han presentado empresas y la Mesa de Contratación ha señalado la que es más adecuada para quedarse con el contrato».

En la movilización también han estado presentes diferentes representantes políticos. El portavoz adjunto del PSOE en el Ayuntamiento y secretario de Organización del partido, Daniel Fernández, ha compartido las reivindicaciones de los profesionales de parques y jardines. «Vamos a estar vigilantes para que los derechos de los trabajadores se respeten. Esta baja del 16% puede afectar al servicio que desarrollan». En ese sentido, ha señalado «lo sucia que se encuentra la ciudad», en relación al servicio de basuras, «otra de las áreas con una baja temeraria del 20%, y afectada por las políticas del PP para devaluar los servicios públicos».

Por su parte, el portavoz del PRC en el Ayuntamiento, José María Fuentes Pila, ha manifestado su apoyo hacia la plantilla y su compromiso con «un servicio público después de constatar el proceso de demolición al que está sometida Santander y sus trabajadores». Tal y como ha denunciado el portavoz regionalista, «estamos ante un proceso alarmante, un atropello, que pone en riesgo los salarios, la calidad del servicio y a 190 familias.

El concejal de IU Miguel Saro, por último, ha señalado que «el camino para ofrecer buenos servicios de calidad es tener una plantilla retribuida dignamente». Todo lo contrario, ha lamentado, de lo que están haciendo los populares, que es «apadrinar a las empresas que quieren llevarse este jugoso contrato a costa de los derechos de los trabajadores».

 

Fotos

Vídeos