Unos candidatos más rivales que nunca