Soria dice que la extracción de hidrocarburos supondría a Canarias 400 millones al año

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria. /
El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria.

Sobre la reunión entre Paulino Rivero y el presidente de Repsol, el ministro ha sido tajante: "Es poco habitual que un político intente inmiscuirse en las decisiones internas de una empresa"

EFE LAS PALMAS

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha cifrado hoy entre 300 y 400 millones de euros anuales los ingresos fiscales que reportaría a Canarias la extracción de hidrocarburos en las aguas bajo jurisdicción española que separan el archipiélago de Marruecos.

Soria ha reiterado en un foro económico organizado por Prensa Ibérica que desconoce cuándo comenzarán los sondeos que prevé hacer Repsol, ya que aún no ha finalizado el plazo de diez días hábiles establecido desde el pasado lunes para dar a conocer a las partes implicadas la declaración de impacto ambiental presentada por el operador, al que seguirá la autorización por parte del Ministerio. En cualquier caso, el ministro ha confiado en que la petrolera establezca su base de operaciones en el Puerto de La Luz y de Las Palmas, ya que ello reportaría unos 25 millones a la ciudad.

El ministro ha recordado que el Congreso de los Diputados ha aprobado que los territorios cercanos a zonas donde se realicen extracciones de hidrocarburos puedan percibir un canon y ha precisado que, de ocurrir esto al este de Lanzarote y Fuerteventura, donde Repsol hará sus prospecciones, esa actividad se podría traducir en ingresos fiscales de entre 300 y 400 millones de euros al año para las arcas de la comunidad autónoma.

Soria ha considerado "poco habitual que un político intente inmiscuirse en las decisiones internas de una empresa", en alusión a la "injerencia" en la que, a su juicio, incurre el presidente canario, Paulino Rivero, al reunirse con el presidente de Repsol, Antonio Brufau, con quien se entrevista esta tarde en Madrid, y los accionistas de la petrolera para trasladarles el rechazo que generan sus pretensiones en las islas.