Los españoles que luchan contra el ébola en Sierra Leona

Parte del equipo desplegado por Cruz Roja Española en Sierra Leona./
Parte del equipo desplegado por Cruz Roja Española en Sierra Leona.

Siete miembros de Cruz Roja España colaboran en el Centro de Tratamiento del ébola en Kenema, un recinto que recibió el pasado sábado a sus cinco primeros pacientes

JOSÉ MANUEL ANDRÉSmadrid

El Centro de Tratamiento del ébola que Cruz Roja ha construido en Sierra Leona ya se encuentra en funcionamiento. Situado a unos 20 kilómetros de la ciudad de Kenema, el recinto cuenta con 10.000 metros cuadrados y una capacidad para atender a 60 pacientes. El pasado sábado llegaron al centro sanitario los primeros pacientes, cinco personas afectadas por el virus procedentes de hospitales de Kenema y Freetown, la capital del país.

noticias relacionadas

La misión internacional de Cruz Roja en uno de los países más afectados por la cepa Zaire del virus cuenta actualmente con unos 80 trabajadores locales y 30 expatriados, entre los que se encuentran siete delegados de Cruz Roja Española. El trabajo de la unidad se centra en el tratamiento de los enfermos, las actividades de educación, sensibilización y reinserción y el tratamiento de los cadáveres para evitar nuevos contagios.

El proceso de construcción y capacitación del centro sanitario, iniciado a causa de los problemas logísticos derivados de las deficiencias estructurales del Hospital de Kenema, ha sufrido las dificultades propias de la época de lluvias en Sierra Leona. Tras la conclusión de los trabajos de adaptación el pasado viernes Cruz Roja pretende dotar a su personal de una zona de soporte que permita cumplir los protocolos de seguridad necesarios.

Estigma

Lucía Benavent formaba parte del equipo de doce delegados que Cruz Roja desplegó en la zona hace ya más de un mes. Ahora, tras su regreso a España el pasado lunes, incide especialmente en la importancia de eliminar el estigma que supone la enfermedad en África Occidental, y que provoca el rechazo generalizado a acudir a los centros sanitarios al detectar los primeros síntomas.

"El miedo que se percibe en el paciente cuando se le comunica que debe ingresar en un centro de aislamiento es una de las cosas que más me ha impactado. Tienen la sensación de que se les está sentenciando", ha explicado Benavent, que destaca "la relativa normalidad con la que se vive el día a día en Sierra Leona a pesar del miedo al contagio y la alegría que supone empezar con el trabajo sanitario tras semanas de adaptación y capacitación".