Los niños deben comer carne entre 5 y 8 veces por semana, dicen los pediatras

Un niño come un bocadillo de jamón. //
Un niño come un bocadillo de jamón. /

Médicos y Gobierno llaman a la tranquilidad tras el informe de la OMS según el cual el consumo excesivo de embutidos y fiambres causa cáncer

La Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPAP) dijo ayer en un comunicado que la ingesta de carne es necesaria para el desarrollo del niño, que debe consumirla entre 5 y 8 veces por semana. Las raciones oscilarían entre los 50 gramos y los 100, según la edad. Por sus características nutricionales la carne forma parte de un grupo de alimentos en el que se intercambia y complementa con los huevos y el pescado, indicó la entidad, que añadió que los alimentos de este grupo deben de consumirse dos veces al día dentro de una dieta variada.

ver más

Los pediatras españoles salieron así al paso del dictamen de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que recomienda limitar el consumo de carne procesada y roja para evitar el cáncer colorrectal. La SEPEAP destacó que, desde el punto de vista nutricional, la carne aporta al niño sobre todo proteínas de gran calidad, por lo que se considera un alimento plástico, aunque contiene una gran proporción de grasa, fundamentalmente saturada, y también concentraciones importantes de hierro, zinc, fósforo, yodo y vitaminas del complejo B. Estas sustancias son imprescindibles para el crecimiento y el desarrollo del niño.

«No hay ningún motivo de alarma»

El 43% de los españoles está preocupado por la conexión entre carne y cáncer, y el 50% quiere reducir su consumo, según un estudio de la consultora Ipsos hecho a 502 personas de toda España el martes. Además de los pediatras, los políticos salieron ayer del informe de la OMS. El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, aseguró que «no hay ningún motivo de alarma» y apeló al «sentido común» de los españoles para que mantengan una «dieta sana». Recordó que el Gobierno, que va a analizar el informe de la OMS para «contextualizarlo», mantiene sus recomendaciones y defiende la dieta española porque es «equilibrada y sana».

El presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, pidió prudencia ante el informe de la OMS y dijo que echa de menos «información contundente y clara» que evite la alarma. «En España se come mucha carne y es el segundo país del mundo en esperanza de vida por detrás de Japón. Me gustaría que alguien con suficiente conocimiento de causa nos dijera qué es verdad», señaló en declaraciones a la cadena SER.