Los Premios Emprendedores reconocen "el talento y la dedicación a la sociedad cántabra"

Jesús Pérez, Olga Dasgoas y Juan Parés, premiados en la gala Emprendedores Cantabria 2017./
Jesús Pérez, Olga Dasgoas y Juan Parés, premiados en la gala Emprendedores Cantabria 2017.

Entregados los galardones que concede El Diario Montañés con el apoyo del Gobierno de Cantabria, Banco Popular y el CISE, a las empresas TedCas, Faed y Textil Santanderina

ISABEL AROZAMENASantander

"Cantabria necesita más personas como vosotros, no sólo porque creáis riqueza, sino porque la sociedad cántabra necesita de vuestro ejemplo". Con estas palabras, el presidente de El Diario Montañés, Luis Revenga, abrió en la tarde-noche de ayer la gala de entrega de los Premios Emprendedores Cantabria que, en esta segunda edición, recayeron en las empresas cántabras TedCas, Faed y Textil Santanderina, en sus tres modalidades: Emprendedor del Año, Mujer Emprendedora y Trayectoria empresarial. Revenga destacó, en el acto celebrado en la sala Pereda del Palacio de Festivales, los valores que distinguen a los emprendedores y resaltó "el talento y la dedicación a los demás". Este fue el objetivo que se marcó El Diario Montañés con la creación de los premios el pasado año, con el apoyo del Gobierno de Cantabria, Banco Popular y el Centro Internacional Santander Emprendimiento (CISE).

ver más

Revenga quiso tener un recuerdo para la tragedia ocurrida en Mánchester y abogó por "remontar la adversidad" en unos momentos en los que "algunos se empeñan en distorsionar". Y ligó el espíritu que se ha querido dar a los premios con un medio de comunicación "con profundas raíces cántabras" cuya "única razón de ser es la presencia en la sociedad". Revenga no obvió que "el emprendimiento es un riesgo y no todos consiguen lograr su objetivo". Por eso, y para "reconocer a los que sí lo han logrado" se crearon en 2016 los Premios Emprendedores Cantabria que "llegaron para quedarse".

Martín dice que Cantabria es "como un corcho en el mar"

El consejero de Industria, Francisco Martín, que cerró la gala de entrega de los Premios Emprendedores Cantabria 2017, definió a la comunidad autónoma, por su pequeño tamaño, "como un corcho en el mar" que se ve influenciada por los avatares externos tanto nacionales como internacionales. Eso sí, garantizó que la labor del Gobierno regional es vigilar esa trayectoria para que "con sus herramientas, la normativa y la presupuestaria", ayude al desarrollo económico de la región.

Martín felicitó a los tres galardonados "que trabajáis todos los días por esta región" y dijo sentirse "muy orgulloso de todo lo que estáis haciendo por Cantabria". Comprometió el apoyo del Ejecutivo cántabro para "cuidar a los que estáis".

Cambios

El consejero de Industria señaló que la sociedad se enfrenta a un cambio de paradigma, como que el trabajo ya no es para toda la vida, "que requiere un ejercicio de adaptación". Más que una revolución, es partidario de "reformas" que permitan el desarrollo empresarial porque "nosotros formamos la red, pero vosotros sois los trapecistas que cada vez dais más saltos mortales".

Sobre el emprendimiento, Martín indicó que "emprendedor es el que se atreve a saltar del trampolín, que confía en sí mismo y tiene una formación adecuada, además de capacidad de adaptación". Añadió que el emprendedor "nunca está conforme y quiere ver más allá". Y este sentimiento "es el que hace que las cosas cambien".

El consejero de Industria resaltó que "el Gobierno no puede cambiar la sociedad pero sí puede generar las condiciones para que los empresarios tengan la capacidad de poder hacerlo".

El desarrollo futuro de la región, señaló Martín, debe pasar por un equilibrio entre lo que hay y lo nuevo: "Entre la vaca y el telepuerto, entre la industria y el turismo". Al mismo tiempo, consideró que la innovación "puede ser aplicable a cualquier sector para hacerlo más competitivo".

A su juicio, la generación de riqueza "no se consigue en una sola legislatura". A más corto plazo, apuntó que se sitúa el turismo y a más largo el tejido empresarial.

El premio Emprendedor del Año lo recogió Jesús Pérez Llano, presidente ejecutivo de TedCas, de manos de Federico Gutiérrez Solana, director de CISE. Con el galardón se reconoce la alta tecnología médica de TedCas Medical Systems, una de las start-ups o empresas tecnológicas emergentes del sector de la salud que ha revolucionado el manejo de la información médica en entornos sanitarios mediante el uso de interfaces. Sus equipos permiten, mediante control gestual y comandos de voz, manejar los escáneres de alta tecnología sin necesidad de contacto.

La distinción de Mujer emprendedora fue para Olga Dasgoas, directora financiera de la empresa familiar Fundición de Aceros Especiales (Faed). El premio lo recogió de manos de Joaquín Caamaño, director regional de Banco Popular en Cantabria y País Vasco. La compañía, fundada en 1996, cuenta con 75 trabajadores y más de dos décadas de experiencia en el sector del acero. La empresa es líder en la fundición de troqueles para marcas de automoción, tanto a nivel nacional como internacional y de exportación.

La modalidad Trayectoria empresarial distingue a Juan Parés como presidente de Textil Santanderina, uno de los mayores grupos empresariales del sector textil en Europa. El premio lo entregó Ignacio Pérez, director general de El Diario Montañés. La compañía, con sede en Cabezón de la Sal, cuenta con cuatro centros de producción y cerca de 800 trabajadores, diseña y fabrica todo tipo de tejidos para la industria textil y trabaja para firmas de moda como Inditex, Mango, Cortefiel, Pepe Jeans, C&A o Abercrombie.

El ejemplo

De los tres galardonados se mostraron en el transcurso de la gala unos vídeos con las características principales de su trayectoria empresarial y los principales logros de sus respectivas empresas.

Como muestra de un proyecto empresarial de éxito, en esta segunda edición, se mostró la trayectoria de la empresa cántabra Siderit que en tres años ha pasado de una producción de 6.800 botellas año, en 2013, a 165.000 el pasado ejercicio. La destilería ha ido diversificando sus productos, comenzando por el gin clásico y ampliándolos al vodka y el vermut. El último reto de la compañía ha sido trasladarse a una nave de mil metros cuadrados en Puente Arce dejando la inicial de 80 metros cuadrados en Torrelavega.

El encargado de exponer la trayectoria de Siderit fue David Martínez, cofundador de la empresa junto con Rubén Leiva. Martínez definió al emprendedor como "una persona que tiene inquietudes, que quiere abordar nuevos proyectos". Explicó que a pesar de que "los dos teníamos la vida resuelta, nos tiramos a la piscina". La fecha fue febrero de 2013, mes en el que comenzó la producción en una nave nido "que nos supuso un gran apoyo" en esos comienzos "complicados, en plena crisis". Aunque inicialmente "nuestra idea era ser una empresa chiquitita, manejable", lo cierto es que el éxito logrado en el mercado impulsó el crecimiento.

En 2014 "empezamos la exportación con el primer pedido de Italia" ya que "teníamos claro que no podíamos vivir de Cantabria". "Poco a poco fuimos ganando la confianza de los hosteleros", destacó Martínez, y entonces empezaron a llegar los premios nacionales e internacionales.

En 2015 llegó la "expansión internacional" con la presencia en numerosas ferias agroalimentarias para profesionales y la comercialización en quince países. Entre las claves del crecimiento de la empresa, "duplicando la producción cada ocho o nueve meses", Martínez citó que "hay que reinventarse, todos los años sacamos nuevos productos". En junio se inaugurará la nueva sede en Puente Arce, el nuevo reto, donde la capacidad de producción puede llegar a los dos millones de litros. De una compañía de dos personas se ha pasado a 17 trabajadores, incluyendo los autónomos.

"Es un honor contribuir al tejido empresarial"

emprendedor del año

El presidente ejecutivo de TedCas, Jesús Pérez Llano, mostró su orgullo al recibir el premio por contribuir "al tejido empresarial de la región". Jesús Pérez destacó que en su haber tiene algunos otros premios nacionales e internacionales pero "este es muy especial" porque se concede en Cantabria lo que demuestra que la comunidad autónoma "reconoce y premia" a sus "profetas".

El premio Emprendedor del Año quiso agradecer un galardón que supone "transmitir unos valores" a los futuros emprendedores. "Para mí es un orgullo en lo personal", indicó al recoger el galardón de manos del director del Centro Internacional Santander Emprendimiento (CISE), Federico Gutiérrez Solana. Además de agradecer el apoyo demostrado por su familia, quiso dar las gracias a la labor desarrollada por los cirujanos ya que "sin ellos nada de esto sería posible". Con este galardón se premia una idea innovadora que haya destacado en el año.

"La clave del éxito es el trabajo, trabajo y trabajo"

mujer emprendedora

La directora financiera de la empresa familiar Fundición de Aceros Especiales (Faed), Olga Dasgoas, tiene claro que la clave para que una empresa tenga éxito en el mercado es "trabajo, trabajo y trabajo". Al recoger el galardón, Dasgoas puso en valor este tipo de premios que estimulan y reconocen la labor de los empresarios cántabros "tantas veces criticados". Reivindicó la cultura del emprendimiento en la formación de los jóvenes y destacó la labor de las empresas familiares que "muchas veces tienen que seguir adelante incluso arriesgando lo que tienen". La empresaria recordó la figura de sus padres "fundadores de la empresa que nos transmitieron que el trabajo es lo primero". También quiso agradecer el apoyo de su hermano, Tomás, gerente de la compañía, y el esfuerzo de sus 70 trabajadores con sus familias.

"La innovación y la investigación es el futuro de la empresa"

trayectoria empresarial

Juan Parés, presidente de Textil Santanderina, recogió el galardón a la Trayectoria empresarial en reconocimiento a su visión del mundo de la empresa y de los negocios, de forma racional e independiente. El responsable de la fábrica ubicada en Cabezón de la Sal destacó que "la innovación y la investigación forman parte del futuro de nuestra empresa porque generan valor en el producto".

Parés calificó como "un día importante" el de ayer por recibir un premio que "me llena de alegría y orgullo" al tiempo que reconoció "la labor de muchas personas que han hecho posible lo que somos". Recordó la llegada de su padre, Juan María Parés, a la fábrica de Cabezón de la Sal en 1959, transmitiendo "trabajo, humildad y talento". La compañía inició un proceso de internacionalización y abordó nuevos modelos de negocio. "Es mi referente por la huella que ha dejado", dijo de su padre fallecido en 2015.

 

Fotos

Vídeos