Arriesgar la vida por un 'selfie' en Gijón

Arriesgar la vida por un 'selfie' en Gijón

Una vez que los presentes avisaron a la Policía Local del riesgo que corrían las jóvenes, varios agentes se desplazaron de inmediato hasta el lugar

O. SUÁREZGijón

Un 'selfie' que a punto estuvo de costarles muy caro. Tres chicas menores de edad fueron sorprendidas por la Policía Local la tarde del domingo encaramadas en un saliente del cerro Santa Catalina, en Gijón, un lugar de gran peligrosidad al que decidieron subirse para hacer unas fotografías 'originales'.

Fueron varios testigos los que alertaron a las fuerzas de seguridad ante el temor de que las adolescentes sufriesen una caída al vacío. El saliente se encuentra a una altura aproximada de 20 metros sobre el pedreru de la Atalaya, por lo que una precipitación desde el lugar podría resultar mortal. De hecho, la prominente construcción, ubicada junto a la pista polideportiva, es escenario habitual de muchas de las precipitaciones voluntarias de ciudadanos que deciden quitarse la vida arrojándose al vacío. También es lugar frecuentado por pescadores en las horas de la pleamar.

Una vez que los presentes avisaron a la Policía Local del riesgo que corrían las jóvenes, varios agentes se desplazaron de inmediato hasta el lugar. Dejaron los coches patrullas en la subida y a pie recorrieron los pocos metros que separan la calzada del borde del cerro Santa Catalina, un lugar sin restricciones de paso. Los agentes pidieron a las chicas que se trasladasen a tierra firme, dado que no era el lugar más adecuado para pasar la tarde dominical haciendo fotos que subir a las redes sociales.

Fatal desenlace

Según explicaron desde el área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Gijón, la intervención duró escasos minutos, el tiempo en el que pusieron a las jóvenes a salvo y les explicaron que su actitud podría haber desencadenado una fatalidad. Hace varios años, una pareja que se encontraba en el mismo lugar de madrugada sufrió un accidente que acabó con las dos personas fallecidas.

La Policía Local, en su cuenta de Twitter, alertaba sobre la peligrosidad que entrañaba la ubicación de las menores. «¿De verdad piensan que es un lugar seguro para hacer un 'selfie'?», se preguntaban. Lo ocurrido vuelve a poner sobre la mesa la petición vecinal de vallar el perímetro del acantilado de la Atalaya.