Anulan la sanción a un profesor que explicó en clase por qué iba a hacer una huelga

Clase en un instituto de Finlandia. /I. Garrastatxu
Clase en un instituto de Finlandia. / I. Garrastatxu

Había sido sancionado con un mes y medio de suspensión de empleo y sueldo

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

 El Tribunal Constitucional considera que el hecho de que un profesor explique en clase los motivos por los que va a hacer una huelga no es un comportamiento legalmente censurable, por lo que anula la sanción que le impuso el Gobierno de Castilla-La Mancha, entonces encabezado por el Partido Popular, que lo castigó con un mes y medio de suspensión de empleo y sueldo.

 El maestro, que daba clase en un centro de Primaria de Guadalajara, empleó unos diez minutos para comunicar a sus alumnos que iba a hacer huelga el 29 de febrero de 2012, en el paro contra la reforma laboral y los recortes presupuestarios acordados por el Gobierno de Mariano Rajoy, y para entregarles una carta para sus padres en la que les explicaba su intención de parar y los motivos para ello.

El Constitucional anula la sanción de la Consejería de Educación y la sentencia de lo contencioso-administrativo que la confirmó porque rechaza que el maestro cometiese falta leve alguna, pues entiende que no hizo uso de medios públicos para usos particulares -los diez minutos de clase y el envío de la carta- y porque tampoco considera probado que incumpliese el deber de neutralidad en el ejercicio de las funciones como profesor. No ve afán de adoptrinamiento en anunciar su participación en una huelga.