Celaá calcula en un 1% los alumnos que podrían superar Bachillerato con un suspenso

La ministra de Educación, Isabel Celaá. /EP
La ministra de Educación, Isabel Celaá. / EP

PP y Ciudadanos votarán 'no' a la reforma educativa del Gobierno y Podemos se ve lejos del acuerdo

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

La ministra de Educación ha insistido este miércoles en que la posibilidad de obtener el título de Bachillerato pese a tener una asignatura suspendida, tal como contempla la reforma legal que impulsa el Gobierno, será siempre un hecho excepcional y solo destinado a estudiantes que, por lo demás, habrán alcanzado todos los objetivos de esta etapa educativa. Tanto es así que Isabel Celaá calculó que los beneficiados cada curso por esta medida, si el Congreso llega a respaldar el cambio legal, no llegarían ni al 1% de todos los estudiantes de Bachillerato del país y que, además, nunca sería un hecho automático, sino una decisión que tiene que ser debatida y respaldada por el equipo docente del centro.

Celaá realizó esta aclaración durante su comparecencia en el Congreso para presentar a los grupos el anteproyecto de reforma educativa que el Gobierno quiere traer a la Cámara baja en enero próximo, que derogará los puntos más polémicos de la Lomce e introducirá cambios en la LOE para minimizar la repetición y el abandono escolar.

La ministra, que repitió que el actual anteproyecto está abierto a la negociación y a modificaciones, pudo comprobar que aún está muy lejos de conseguir los 176 votos necesarios –mayoría absoluta– para poder aprobar la reforma legislativa. PP y Ciudadanos le dejaron muy claro que su voto será un 'no' y Unidos Podemos, sin cuyos 71 escaños el Gobierno no sacará la nueva ley adelante, le advirtió de que, a día de hoy, se ve lejos de la posibilidad de un acuerdo. Fueron los nacionalistas de PDeCAT, ERC y PNV los que dedicaron las mejores palabras al anteproyecto y los que más proclives se mostraron a la negociación.

El PP considera que Celaá «ha enterrado cualquier posibilidad de pacto educativo» y anunció una enmienda a la totalidad con texto alternativo, en la que planteará un fortalecimiento del control de la educación por el Estado frente a las autonomías, que el resto de grupos rechazó por considerarlo una recentralización.

Ciudadanos avanzó también que pedirá la devolución del proyecto al Gobierno y le exigirá que vuelva a intentar alcanzar un pacto educativo desde el consenso.

Unidos Podemos avisó de que el texto es solo el proyecto del PSOE, por lo que de entrada solo cuenta con 84 votos. Reclamará que la asignatura de Religión se imparta fuera del horario escolar, un compromiso con plazos para la inversión del 5% del PIB en educación, y que se liquiden los conciertos con centros privados para estudiar Bachillerato y FP.

Más información

 

Fotos

Vídeos