Gastrohistorias

El espía del chocolate

Hombre moliendo chocolate en un metate. Ilustración del diario de Edward Montagu, 1668./Mapperton.com
Hombre moliendo chocolate en un metate. Ilustración del diario de Edward Montagu, 1668. / Mapperton.com

Edward Montagu, embajador inglés en Madrid, investigó a fondo las técnicas españolas para elaborar cacao y apuntó en 1668 diversas recetas como la del chocolate helado

ANA VEGA PÉREZ DE ARLUCEA

Edward Montagu (1625-1672), primer conde de Sandwich, no es el que dio nombre a la jamada entre pan y pan (lo haría su bisnieto) pero también tiene una curiosa historia relacionada con la gastronomía. En concreto, una bastante novelesca que implica espionaje, chocolate y recetas copiadas a España. Recientemente, este político y militar inglés del siglo XVII fue noticia en el Reino Unido al descubrirse en un diario suyo la primera receta conocida de helado de chocolate. Allí estaba, durmiendo el sueño de los justos entre las miles de páginas escritas por Montagu, una fórmula para hacer «colde chocolatti» y allí se la encontró la doctora Kate Loveman, investigadora de la Universidad de Leicester, en los archivos familiares de la mansión de los Sandwich en Mapperton House (Dorset).

El intríngulis de la cuestión está en que Montagu realmente escribió una receta española y que no lo hizo por afición personal al chocolate sino por intereses geopolíticos. Para que se pongan ustedes en situación, el conde de Sandwich fue embajador en España entre 1666 y 1668 y entre las múltiples misiones que llevó a cabo en Madrid (firma del tratado comercial anglohispano de 1667 o negociaciones de paz entre España y Portugal) tuvo tiempo de desempeñar una más discreta pero igualmente importante para los intereses de Inglaterra: el espionaje industrial. La Armada británica había conquistado Jamaica y sus plantaciones de cacao en 1655 y ahora que tenían acceso a la materia prima, los británicos necesitaban saber cómo sacar provecho de ello.

El comercio de cacao entre América y Europa se había convertido en un jugoso negocio hasta entonces monopolizado por los españoles, así que el conde de Sandwich decidió investigar a fondo las técnicas usadas en nuestro país para procesar el chocolate. Diluido en agua, endulzado y aderezado con especias, el chocolate era la bebida favorita de las clases altas en España y Francia y acababa de ser introducido en 1652 en Londres, despertando un vivo interés en el rey inglés Carlos II. Como buen y leal súbdito, Edward Montagu dedicó treinta páginas de su diario a su secreto estudio chocolatero, dibujando gráficos, herramientas, procesos y apuntando hasta seis maneras distintas de aquella exótica bebida, sacadas de fuentes españolas.

El 30 de diciembre de 1668, de vuelta en Inglaterra, escribió la receta para hacer helado de chocolate o más bien granizado de chocolate, ya que no contiene lácteos ni huevos y no era completamente sólido. El texto traducido reza así: «Prepara el chocolate y luego coloca el recipiente con el chocolate dentro de una garrafa llena de nieve y sal, y remueve esta nieve de vez en cuando y convertirá el chocolate en cuajada helada; cómelo así con cuchara y come también junto con él bizcochos napolitanos. Esta forma de hacerlo se usa mucho y con placer durante el calor del verano pero se considera insalubre y por seguridad se obliga a beber chocolate caliente un cuarto de hora después». En España, tardaríamos casi un siglo más en escribir una receta similar, de modo que tenemos que darle a lord Sandwich la exclusiva y las gracias, pese al espionaje, por haber conservado este trozo de nuestra historia chocolatera.

 

Fotos

Vídeos