Programa De Apoyo Integral A Las Familias

Familias activas y saludables para fomentar la parentalidad positiva

Grupo de participantes en el prograna en la localidad de Renedo de Piélagos. / Alfonso Helguera
El programa Familias Activas y Saludables está dirigido a promover este tipo de hábitos durante la infancia, fomentando estilos de vida sanos relacionados con la alimentación, el ocio, la escolarización o la educación dentro del núcleo familiar
CRISTINA PASCUAL

La actividad forma parte del Programa de Atención Integral a las Familias (PAIF), iniciativa que desarrolla la Dirección General de Política Social, en colaboración con la Consejería de Sanidad, a través de la Gerencia de Atención Primaria del Servicio Cántabro de Salud. El PAIF ya ha desarrollado esta actividad en 14 centros de salud de la región y tiene el objetivo de llegar a toda Cantabria durante el próximo año.

Mediante seis sesiones de dos horas de duración, el programa tiene la finalidad de apoyar a las familias en el proceso de la crianza, a través de actividades semidirigidas por un responsable del PAIF y un profesional de la salud, generalmente personal del departamento de enfermería pediátrica del centro. Originalmente, este proyecto se vertebró alrededor de la alimentación, la nutrición y su papel en el desarrollo infantil. En este caso se tuvo en cuenta la creciente preocupación por parte de los profesionales de la salud, en relación con la obesidad y los problemas vinculados con la nutrición infantil, así como por los consiguientes trastornos que estos pueden provocar en el correcto desarrollo de los menores.

Sin embargo, y aunque este fuese uno de los aspectos clave del proyecto, la actividad de Familias Activas y Saludables (FAS) también abarca todas aquellas cuestiones que tienen que ver con las rutinas, las conductas y los comportamientos que influyen en la crianza, y que resultan fundamentales para alcanzar el completo bienestar físico, mental y social del niño. Durante el mes de noviembre se han llevado a cabo sendos talleres FAS en los centros de salud de Renedo y Ontaneda, dirigidos a familias con hijos e hijas de edades comprendidas entre los 3 y los 8 años.

Según Beatriz Villegas, participante en el programa de Renedo, esta actividad «no se ha centrado únicamente en los hábitos alimenticios. Mis hijos comían bastante mal y era algo que me preocupaba muchísimo. Aquí pude exponer mi caso particular, me dieron ideas y consejos, he escuchado experiencias de otras familias y profesionales pero, sobre todo, no me he sentido juzgada. Las dificultades con la alimentación de los niños han ido solventándose y, además, hemos tratado otras cuestiones que me han resultado igual de útiles y que tienen que ver con los horarios, las rutinas, los juegos, el uso del lenguaje...; las dinámicas familiares, en definitiva».

Durante el mes de noviembre se ha llevado a cabo esta actividad en Renedo y Ontaneda

El programa ha arrojado muy buenos resultados y ha tenido una gran acogida entre las familias, que encuentran en esta actividad el espacio ideal donde exponer dudas y crear una red de apoyo entre padres y madres en situaciones similares. La dinámica general del proyecto FAS gira en torno a ese establecimiento de rutinas, que conforman el cauce adecuado para ejercer la crianza.

Isabel Cobo, usuaria del programa en Ontaneda, también destaca ese sentimiento de pertenencia a un grupo con necesidades comunes. «Asistiendo al taller me he dado cuenta de que no soy un bicho raro; que todos tenemos cada vez menos tiempo, muchas cosas que hacer al cabo del día y que la mayoría de nosotros sentimos la misma inseguridad en nuestro rol de padres». Para Jesús López, coordinador de Política de Familias y Participación Social del Gobierno de Cantabria, «la vida sana y saludable también se basa en comportamientos y en reflexiones sobre actitudes cotidianas, que queremos transmitir a los usuarios. Porque tener una vida saludable es sentirse bien, y sentirse bien también significa estar a gusto en nuestro papel de padres y madres».

Grupos

«Al sentirnos mejor, lo haremos mejor y eso, sin duda alguna, también es vida saludable». Esta es una de las premisas con las que recibimos a los participantes en la actividad, afirma Cristina San Emeterio, enfermera de pediatría del Centro de Salud Bajo Pas. Tanto los responsables del programa, como los profesionales y familias participantes coinciden al destacar esa dinámica grupal como una de las principales fortalezas del proyecto. «No se trata de repicar lo que viene en los libros y manuales teóricos, si no de ofrecer y trabajar en respuestas comunes a las dudas y situaciones diarias de una familia».

Según José Rebolledo, otro de los padres del programa «a través de estas actividades le damos la importancia que se merece a la búsqueda del equilibrio y a cómo establecemos esas pautas en la familia. Parece mentira, pero al llegar aquí y tomarte este tiempo para hablar y escuchar, es cuando te das cuenta de que a veces nos olvidamos de que los niños son sólo niños y los avasallamos con horarios, con un ritmo de vida y unas conductas que no siempre son las más apropiadas».

Tras un mes y medio de duración, el programa FAS deja un gran sabor de boca entre organizadores, responsables y familias asistentes, que en su sesión de despedida y valoración dejaron palabras como 'reflexión'; 'ayuda mutua'; 'cambio de estrategias'; 'refuerzo positivo'; 'dinamismo'; 'gestión de sentimientos', 'apoyo familiar'... Objetivo cumplido.

Fotos

Vídeos