La lucha contra la basuraleza: 20.000 ciudadanos y 600 entidades

Unos voluntarios recogen basura en las márgenes del río Pisuerga a su paso por Valladolid. / H. Sastre

El proyecto LIBERA aumenta su participación en 2018 en el 150%, con 107 toneladas de basura recogidas en 703 puntos

COLPISAMadrid

El proyecto LIBERA, impulsado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, con un año y medio de vida, ha terminado el 2018 con un balance «muy positivo», según sus organizadores. Desde su nacimiento en mayo de 2017, la iniciativa vive en continuo crecimiento, trabajando, desde la base de la concienciación, para conocer, prevenir y movilizar a la todos los actores implicados a la acción para liberar de basura los espacios naturales. En este sentido, «los ciudadanos, que juegan un papel fundamental, han mostrado en el último año una gran implicación en cada una de las campañas que se han puesto en marcha para acabar con la basulareza».

El término 'basuraleza' ha cobrado importancia progresivamente a lo largo de 2018. La palabra está dirigida a mostrar la gravedad del problema del abandono de residuos en la naturaleza y visibiliza la grave amenaza que de forma sigilosa está alterando los entornos naturales de todo el planeta. Desde que surgiera el pasado marzo, la palabra ha tenido más de 200 impactos en medios de comunicación y #Basuraleza ha conseguido 17.507 menciones en redes sociales. Todo esto ha dado lugar a que el término haya sido incluido en la Fundéu BBVA y en el manual de estilo de la R.A.E.

Según los datos de LIBERA, el proyecto cuenta ya con 20.000 voluntarios, un 150% más que el año anterior y más de 600 entidades han participado a lo largo de 2018 en las campañas. Además, se crearon 703 puntos de recogida de basuraleza extendidos por todo el territorio nacional en los que se retiraron más de 107 toneladas de residuos y se caracterizaron 89.981 objetos para conocer su origen y tipología.

«La respuesta que estamos teniendo de la ciudadanía, instituciones, empresas para acabar con la basuraleza es una muestra de la necesidad que existe de atajar este problema ambiental. La definimos como una catástrofe silenciosa porque si no nos paramos a mirar cómo están de sucios nuestros espacios naturales, pasa casi desapercibida. Desde LIBERA, nuestro primer reto es visibilizar el problema de la basuraleza. Una vez se consigue ver –aunque queda mucho por hacer– la respuesta de los miles de personas que se suman cada día para acabar con ella es absolutamente contundente», declara Miguel Muñoz, coordinador de SEO/BirdLife del Proyecto LIBERA.

En la segunda edición de las campañas de ciencia ciudadana de LIBERA, además de recoger los residuos, se caracterizan para conocer su origen y tipología. En cada una de estas recogidas, el objetivo es principalmente caracterizar los residuos encontrados con una metodología a través de las aplicaciones MARNOBA y e-Litter.

Playas, bosques y ríos

La primera de ellas, '1m2 por las playas y los mares', registró la participación de 3.500 voluntarios que ayudaron a recoger más de 22 toneladas de basuraleza en las costas españolas. Los objetos más encontrados en este ecosistema fueron las colillas (9.914 unidades), seguido de los envoltorios y palos de chucherías (2.017 unidades) y las servilletas de papel (1.690).

Por otro lado, la campaña destinada a conocer los entornos terrestres, '1m2 por el campo, los bosques y el monte', contó con 88 colectivos participantes que lograron retirar 1,5 toneladas de residuos abandonados. De entre los materiales encontrados en estos espacios destacaron, en primer lugar, las colillas (3.395 unidades), seguidas de las latas (1.856 unidades), piezas de vidrio (1.182 unidades) y embalajes industriales (1.146 unidades).

Por último, en el entorno fluvial, '1m2 por los ríos, embalses y pantanos', participaron más de 2.500 voluntarios que ayudaron a recoger cerca de tres toneladas de residuos, los cuales presentaban una tipología muy variada, resultando las toallitas (1.947 unidades), las latas de bebida (1.605 unidades) y las colillas (1.572 unidades) los deshechos más encontrados.

Así, haciendo un recuento de los residuos más encontrados por los #HéroesLIBERA durante las tres campañas de 1m2 realizadas hasta el momento, los residuos más encontrados han sido colillas (14.881 unidades), envoltorios de comida (4.549), botellas de plástico (4.374), toallitas (4.346) y bolsas de plástico (3.641).

En el marco del proyecto LIBERA, SEO/BirdLife ha diseñado un nuevo proyecto de Ciencia LIBERA que junto con el CSIC dará a conocer el impacto de la basuraleza en Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad (IBA). SEO/BirdLife está identificando y cuantificando la presencia de fitosanitarios, metales pesados, derivados de plástico y medicamentos, que se analizarán por investigadores del CSIC. De las 469 IBA identificadas en España, se han seleccionado 140 espacios, que corresponden a 9 millones de hectáreas, atendiendo a los siete hábitats más representativos para garantizar la conservación de la biodiversidad europea. Situando este proyecto como el que más datos aporta para el conocimiento de la afectación de la basura en todos los entornos naturales, no solo en el marino.

Sigue además la estela trazada ya durante un año y medio de existencia colaborando con científicos y estudiosos que llevan años trabajando en esta materia como Vertidos Cero, Paisaje Limpio, Asociación Alnitak, Asociación Ambiente Europeo, Hombre y Territorio, Cruz Roja, Fundación Oso Pardo, Asociación de Basuras Marinas, ANSE y ECOPUERTOS entre otras organizaciones.

Prevención y educación

Además de la generación de conocimiento gracias a la ciencia ciudadana, LIBERA trabaja desde la prevención y la movilización social para mejorar la conservación de los espacios naturales. Un ejemplo de ello es la convocatoria de Ayudas para 'Apadrinamientos de Espacios Naturales' que LIBERA impulsa a escala nacional; unas ayudas que pretenden apoyar proyectos que trabajen para mejorar la calidad ambiental de espacios naturales desprotegidos.

En total, en esta segunda edición se presentaron 176 proyectos -casi el doble que el año anterior-, de los cuales el equipo de LIBERA escogió 80. Dichos proyectos, repartidos en todas las comunidades autónomas, engloban actividades de educación ambiental, protección de especies amenazadas, recogidas de limpieza de basuraleza o mantenimiento de espacios naturales afectados por la acumulación de residuos.

Se trabaja con los espacios naturales, a través de los centros de interpretación de las diferentes comunidades autónomas. Se pone a disposición de los trabajadores responsables de los Espacios Naturales información y formación sobre el proyecto y los problemas derivados de la basuraleza y se evalúa la necesidad de colocar información y señalización en los parques nacionales y/o naturales principales de cada región.

Por otro lado, el proyecto puso en marcha 'Aulas LIBERA', un ambicioso programa educativo que tiene como objetivo concienciar sobre la basuraleza. A nivel nacional, más de 10.000 alumnos están participando en las 292 aulas que se han creado en cursos de primaria y secundaria de 214 centros educativos de todo el país.

La educación en el Proyecto LIBERA no se ha limitado a los colegios, también se han llevado a cabo encuentros informativos sobre basuraleza en siete universidades y el curso 'Basuraleza: soluciones ante la catástrofe ambiental', que se ha desarrollado en la Universidad Carlos III de Madrid y que en 2019 se extenderá a la Universidad de Burgos y a la Universidad del País Vasco.

Próximos pasos

La segunda edición del tercer tipo de entorno en el que se recogen y caracterizan residuos, '1m2 por los ríos, embalses y pantanos', tendrá lugar el próximo mes, del 9 al 17 de marzo, para lograr un mayor conocimiento de las causas y consecuencias que tiene la basuraleza en los entornos fluviales.

«Estamos muy orgullosos de toda la labor desarrollada a lo largo es este año. Hemos obtenido grandes logros, pero, sin embargo, no nos conformamos. Este 2019 seguiremos trabajando en torno a nuestros tres ejes -conocimiento, prevención y participación- para lograr concienciar a todos los ciudadanos y hacer de la naturaleza, la casa de todos, un lugar mejor», explica Sara Güemes, coordinadora del proyecto LIBERA en Ecoembes.