Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49,95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

«A los niños hay que enseñarles sentido crítico, no sólo a memorizar»

La directora del Manuel Llano, centro ganador del Premio Nacional Vicente Ferrer, en una de las aulas de Primaria. /Daniel Pedriza
La directora del Manuel Llano, centro ganador del Premio Nacional Vicente Ferrer, en una de las aulas de Primaria. / Daniel Pedriza

El colegio de Santander ha recibido el Premio Nacional de Educación Vicente Ferrer por un proyecto educativo que habla de «colaborar en vez de competir»

MARTA SAN MIGUEL SANTANDER.

No hay circulares, ni emails. Los tutores se comunican con las familias por una herramienta de Whatsapp que envía mensajes sin opción de respuesta entre los participantes. Involucran a golpe de mensaje, y mandan muchos, como el del mercadillo que los propios niños gestionarán para practicar lo que están dando en matemáticas, o el desayuno solidario que compartirán todos los cursos con bizcochos caseros en vez de industriales, por productos locales, vasos de papel. Educar con gestos, formar ciudadanos. Ese es el objetivo. La terminología del colegio Manuel Llano convive con los retos de un sistema educativo llamado a controlar el exceso de información y sus consecuencias, y habla de respeto, integridad, de saber diferenciar lo accesorio de lo banal, cambiando el verbo memorizar por el de comprender. Es su forma de educar «mirando al siglo XXI», dice su directora, Natalia Velasco. Hacerlo les ha valido la décima edición del Premio Nacional Vicente Ferrer de Educación para el Desarrollo 2018.

 

Fotos