¿Puede negarse una compañía a asegurar motos a jóvenes?

¿Puede negarse una compañía a asegurar motos a jóvenes?
Las aseguradoras pueden negarse a darle cobertura a una determinada persona si consideran que el riesgo es muy elevado, y la edad es uno de los factores que podría impedir a un usuario la contratación de una póliza

La edad es uno de los factores determinantes a la hora de contratar un seguro, también para contratar un seguro de moto. En el ramo de los seguros de salud, por ejemplo, las personas que se encuentran por encima de los 60 años tienen dificultades para contratar una póliza médica, y en el caso de los seguros de vida, no solo las personas mayores, sino también las personas menores de 14 años podrían ser rechazadas por las compañías.

En cuanto a los seguros de moto, y también automóvil, la edad sigue siendo un factor de enorme importancia, junto con la potencia y la gama del vehículo, para que las compañías aseguradoras determinen si van a ofrecer una póliza a determinado usuario.

Como consumidores, podemos contratar un seguro de moto a partir de los 18 años, pues así lo regula el Código Civil, pero cuando comencemos a bucear en el mundo de los seguros, nos vamos a encontrar con muchas compañías que solo ofrecerán pólizas a personas mayores de 21 o 25 años, y que además solicitarán dos años de experiencia en el permiso de conducir, como mínimo.

Por este motivo, cuando una persona menor de 21 busca un seguro de moto, debe tener en cuenta que tendrá que pagar un precio mayor que otro tipo de usuarios con más experiencia o edad. En estos casos es enormemente útil acudir a cualquier comparador de seguros de moto para encontrar las distintas ofertas y conocer qué compañías ofrecen la posibilidad de contratar una póliza de moto a menores de 21 años.

Sin embargo, le edad del tomador no es el único factor que las compañías aseguradoras tienen en cuenta para crear una barrera a la contratación. El tipo del conductor y el tipo de vehículo también podrían suponer dificultades para conseguir un seguro. Esto es debido a que las aseguradoras valoran el expediente siniestral de cada persona que acude a solicitarles una póliza, y pueden llegar a rechazar el riesgo de una póliza y no ofrecer un seguro a usuarios con una larga lista de siniestros. Y, por otro lado, el tipo de vehículo será determinante pues, de hecho, muchas aseguradoras ni siquiera ofrecen pólizas a conductores de ciclomotores, o incluso algunos vehículos preparados para la conducción deportiva son difíciles de asegurar: o no se consigue una póliza idónea, o el precio de la prima es demasiado elevado para cualquier bolsillo.

Las compañías manejan distintos baremos y estadísticas para rechazar o admitir a los usuarios de los seguros de moto y, como hemos visto, podrían negarse a aceptar el riesgo.

Sin embargo, aunque todas las aseguradoras con las que hayamos contactado se nieguen a ofrecernos un seguro, sea por la edad, sea por el historial de siniestros, los usuarios tenemos derecho conducir y a estar asegurados, por lo que existe un recurso para quien haya sido rechazado por el mercado privado de los seguros de moto: el Consorcio de Compensación de Seguros. Este organismo público es el encargado de cubrir el riesgo a las personas a las que hayan negado cobertura hasta tres aseguradoras distintas, salvando así la libertad del usuario para circular con su moto, y cumpliendo con la obligatoriedad de disponer de un seguro de responsabilidad civil para ello.