Los supermercados, clave del éxito para controlar el peso de los niños obesos

Lu Zhihao, niño de cuatro años que pesa 62 kilogramos/
Lu Zhihao, niño de cuatro años que pesa 62 kilogramos

Un estudio asegura que los chicos con sobrepeso que residen cerca de estos establecimientos consumen más frutas y verduras

EDURNE MARTÍNEZ MADRID

Vivir cerca de un supermercado puede suponer una ventaja para los niños con sobrepeso. Según un estudio presentado hoy en la reunión anual de la Pediatric Academic Societies en Vancouver (Canadá), esto puede ser un factor clave para el éxito de los programas de ayuda a niños con obesidad.

Según el informe, los niños que viven cerca de estos establecimientos mejoran su peso y los que residen en barrios o pueblos en los que no tienen fácil acceso a alimentos frescos y saludables tendrán mayores problemas para saber cuál es la alimentación más adecuada. Estos casos son conocidos como desiertos de alimentos en el estudio. En lugar de los supermercados, estos lugares a veces solo cuentan con restaurantes de comida rápida y tiendas de olvidos de última hora que no ayudan a la concienciación del niño respecto a la alimentación saludable.

Los autores del estudio examinaron los datos de un ensayo aleatorio y controlado que se realizó en catorce consultas pediátricas de Massachusetts con niños de 6 a 12 años. El ensayo comparó dos programas. Uno basado en el apoyo al médico para tratar a los pacientes obesos, y otro basado en el entrenamiento de los padres para que pudieran enseñar a comer a sus hijos. Un tercer grupo mantuvo la atención habitual. Los resultados mostraron que los niños que vivían cerca de un supermercado en cualquiera de los casos comían más vegetales y frutas que los demás. Por otro lado, el estudio mostró que la cantidad de bebidas con azúcar no se vio afectado por la distancia al supermercado.

La autora principal del estudio y doctora en el Hospital pediátrico de Boston, Lauren G. Fiechtner, explicó que a medida que un país se esfuerza por mejorar la salud de sus hijos, hay que mirar más a los barrios de los niños y ofrecer opciones más fáciles y saludables para la familia. En España, los datos presentados por la Fundación Thao en 2013 señalaban que el 28,3% de los niños de entre 3 y 12 años tenía exceso de peso. Un 7,1% de los pequeños sufre obesidad y el 21,2% tiene sobrepeso. Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) avisa que va a ir aumentando en los próximos años.