Qué cubre el seguro de salud durante el embarazo

Qué cubre el seguro de salud durante el embarazo
Las ventajas son de sobra conocidas: atención y coberturas personalizadas, la posibilidad de escoger médico y centro de salud, todas las pruebas necesarias incluidas, nada de listas de espera y comodidad e intimidad en todo momento

Muchas futuras madres deciden contratar un seguro médico para estar cubiertas durante el periodo de gestación y el parto. Las ventajas son de sobra conocidas: atención y coberturas personalizadas, la posibilidad de escoger médico y centro de salud, todas las pruebas necesarias incluidas, nada de listas de espera y comodidad e intimidad en todo momento.

Pero los seguros de salud suelen tener periodos de carencia, por lo que para contar con coberturas como la de parto, debes tener en cuenta esta cuestión antes de encontrar el mejor seguro médico para ti.

El seguro de salud y sus carencias durante el embarazo

Los padres y madres suelen acudir a una póliza de salud que cubra el embarazo para asegurar una cobertura plena durante el período de gestación, así como preparación al parto y cobertura completa del parto en sí, así como un seguimiento posterior del recién nacido y de su madre.

Sin embargo, antes de contratar un seguro de salud privado conviene tener claro con qué carencias cuenta y qué coberturas ofrece sin carencia, para poder decidir con toda la información necesaria a mano. La carencia es un período de tiempo que marca la compañía aseguradora, durante el cual no son efectivas algunas de las coberturas contratadas incluidas en tu póliza.

Si antes de quedarte embarazada ya habías contratado un seguro médico privado hace años, tendrás acceso a todas las coberturas sin tener que esperar, pero si no es tu caso, debes saber que la mayoría de las aseguradoras incluyen en sus pólizas la cobertura de embarazo, pero aplicando períodos de carencia variables.

Revisa el período de carencia antes de contratar

Por regla general, el embarazo y el parto cuentan con un periodo de carencia de entre 8 y 10 meses en los seguros de salud privados. Las aseguradoras suelen contar el embarazo como un hecho preexistente, por lo que, si te has quedado embarazada poco después de contratar la póliza, debes consultar con la compañía qué coberturas te ofrecerán.

Normalmente estas pólizas sí cubren el seguimiento del embarazo y permiten a las futuras madres acudir al ginecólogo o al obstetra, especialistas encargados del control de la gestación.

Otra de las coberturas de los seguros de salud para embarazadas es la preparación al parto, formación recomendable para las gestantes, que también suele contar con un periodo de carencia de entre 8 y 10 meses.

Y finalmente, el parto, cobertura que, como hemos señalado, cuenta con el mismo período de carencia (entre 8 y 10 meses), y que incluye todo lo relacionada con el momento de dar a luz, desde la atención médica al reposo posterior y el cuidado de madre y bebé en el centro de salud que esta elija. Algunas compañías amplían coberturas e incluyen la atención de madre y bebe en casa durante un periodo especificado en la póliza.

En qué casos no se aplicarán las carencias durante el embarazo

Como hemos visto, si estás planeando quedarte embarazada, y quieres tener acceso a las coberturas de un seguro de salud privado, debes tener claro cuándo contratarás esa póliza, conociendo los periodos de carencia que incluirá.

Sin embargo, también debes saber que existen varias situaciones en las que la compañía debe eliminar este período de carencia, como por ejemplo en los casos de «asistencia de situación urgente», como señala Ley del Contrato del Seguro en su artículo 103. Estas situaciones urgentes son aquellas en las que, de no prestarse cobertura inmediata de carácter médico y sanitario (incluido el transporte), podrían poner en peligro la vida del paciente.

Algunas aseguradoras también eliminan las carencias cuando el parto es prematuro y cuando la persona embarazada cambia su seguro de salud de una compañía a otra. Sin embargo, en este último caso mantienen la carencia sobre el parto.

Algunos tips para escoger un seguro médico que cubra el embarazo

- Evita las ofertas o las pólizas mensuales que no suelen ofrecer grandes coberturas o que sí incluyen grandes sobreprimas relacionadas con el embarazo. Recuerda que la Ley de Igualdad prohíbe a los seguros médicos privados aplicar sobrecostes por embarazo o parto.

- Si te decides por un seguro con copagos, revisa bien a qué se aplicarán. No será buena idea si ahorras en el precio final de la póliza, pero a finales de año recibes facturas inmensas por cada prueba que te hayan realizado no incluida en las coberturas básicas.

- Revisa al detalle los periodos de carencia para no quedarte sin coberturas importantes cuando lo necesites.