IRPF: Cuándo puedes desgravar el seguro médico

IRPF: Cuándo puedes desgravar el seguro médico
Estas pólizas no solo son útiles para cubrirte ante imprevistos relacionados con la salud, sino que también pueden ayudarte a ahorrar en la declaración de la renta

Los seguros de salud privados nos cubren ante imprevistos médicos, además de darnos garantías adicionales para cuidar de nuestra salud y de la salud de los nuestros. Pero también pueden ayudarnos a ahorrar en la declaración de la renta, pero no todos ni en todos los supuestos.

Aunque, con carácter general, los seguros médicos privados no desgravan, pues no son obligatorios ya que todo riesgo en la salud está cubierto primariamente por la Seguridad Social, existen algunos casos en los que sí presentan ventajas fiscales para los asegurados. Es así para los trabajadores por cuenta propia y también en los seguros de salud colectivos, contratados por la empresa para los empleados de esta.

Para los autónomos en régimen de estimación directa, el seguro de salud es un gasto deducible. Así, si eres trabajador por cuenta propia puedes desgravar el seguro médico en una cantidad de hasta 500 euros no solo por tu póliza, sino también por la de tu cónyuge y tus hijos menores de 25 años, si estos aún viven en el domicilio familiar y no superan unos ingresos mínimos.

Este límite de 500 euros en exención puede aumentar hasta los 1.500 euros en caso de que alguno de los miembros de la unidad familiar tenga una discapacidad reconocida, pero la deducción total no podrá superar los 4.500 euros. En realidad, esta deducción es una reducción de tu base imponible, ya que Hacienda considera que, si has pagado cierta cantidad de euros al seguro de salud durante el año fiscal, es como si no hubieras ganado esa cantidad. Puedes desgravar el seguro de salud siendo autónomo si suscribes este seguro como alternativa al Régimen Estatal de los Trabajadores Autónomos.

Por otro lado, los seguros de salud colectivos que las empresas ofrecen a sus empleados también suelen ser positivos a efectos fiscales, no solo para la compañía, sino también para el personal. La empresa sujeta al Impuesto de Sociedades podrá deducirse el 100% del gasto en el seguro de salud de sus empleados, y tú como asalariado y asegurado estarás exento de tributar la parte de tu salario correspondiente a esta póliza.

El seguro médico para empleados no se considera retribución, por lo que está exento de tributación en la Renta. Esto quiere decir que no tendrás que sumar el gasto del seguro a tu salario total a la hora de realizar el IRPF, pero también tendrás un límite de 500 euros. En caso de que la prima del seguro sea por un importe mayor, los primeros 500 euros estarán exentos de tributación, y el resto tendrá que tributar como rendimiento en especie.

Deducción de los gastos por enfermedad en Cantabria

No obstante, conviene tener en cuenta que la regulación fiscal puede variar de una Comunidad Autónoma a otra y puede ser objeto de reformas legislativas, por lo que, si eres autónomo o tu empresa te ofrece un seguro de salud colectivo, conviene que consultes con tu asesor fiscal o con la Agencia Tributaria para obtener toda la información actualizada.

En Cantabria están reguladas las deducciones propias de aplicación a los contribuyentes que tengan su residencia habitual en este territorio, entre las que se encuentra el 10% de deducción por gastos de enfermedad, con un límite de 500 euros en tributación individual y 700 euros en tributación conjunta.

Además, en esta Comunidad el contribuyente también podrá deducir un 5% de las cantidades pagadas en cuotas a mutualidades o sociedades de seguros médicos no obligatorios, tanto propios como de la unidad familiar, con un límite anual de 200 euros en tributación individual y de 300 en tributación conjunta.