La OCU denuncia que la mitad de las marcas de aceite de oliva virgen extra no lo son

Aceite de oliva embotellado./Archivo
Aceite de oliva embotellado. / Archivo

Las patronales Anierac y Asoliva dicen que el estudio tiene «evidentes irregularidades» y defienden la «gran calidad» de este producto

EPMadrid

Un total de 20 de las 41 marcas de aceite de oliva virgen extra analizadas por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) no cumplen los requisitos del reglamento europeo que regula la comercialización del aceite y no son 'aceite de oliva virgen extra', sino una categoría inferior más barata, según han informado.

Para el análisis, OCU ha seguido el Real Decreto 538/2015 que regula la realización de estudios comparativos de productos de alimentación. La norma obliga a realizar los análisis en laboratorios acreditados, permite realizar análisis contradictorios y, en caso de incumplimiento legal, permite realizar un análisis dirimente.

Con este procedimiento, OCU denuncia los productos de Hojiblanca El nuestro, Carbonell pet, Koipe, Eroski pet y vid, Dintel Clássico, Alipende pet, Coosur Origen, Coviran aceites del sur y Exquisite Aceites del sur, Dia pet, vid y Afrutado, Hacendado pet, La Masía Excelencia, Olearia del Olivar (Aldi), Guillen, Olisone (Lidl) pet y vid y La Española.

Mientras que las marcas analizadas que sí cumplen los requisitos son Ybarra pet y vid, Mar de olivos, Hojiblanca bravío, Olearia del oliva (aldi), Alipende vid, Carbonell Gran Selección, Gutbio (aldi), Consum, Dccop, Maeva pet y ecológico, Auchan vid, Carreofour ecológico, Borges, El corte inglés bio, Auchan pet, Hacendado gran selección coop, Carrefour pet y Oleostepa, siendo estos tres últimos los que mejores resultados obtienen.

Fraude en el etiquetado

OCU ha recordado que la normativa española establece que es una infracción administrativa en materia de protección al consumidor el fraude en el etiquetado de los productos, como presentan las marcas denunciadas con sus productos.

Además de la denuncia, la organización ha pedido que, de acuerdo con la normativa que regula los análisis comparativos, los resultados de estos análisis se tengan en cuenta a la hora de inspeccionar a las empresas infractoras.

Además, ha advertido de que se trata de un engaño económico, ya que de media el Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) resulta 0,50 euros por litro más caro que el Aceite de Oliva Virgen (AOV).

A pesar de que no ha habido casos de comercialización de aceite lampante o de mezclas de distintos tipos de aceites, sí ha aumentado la proporción de aceites que no superan los requisitos establecidos, por lo que OCU ha lamentado esta situación «crónica» y ha recordado que los responsables son los fabricantes.

Finalmente, OCU ha denunciado la «alarmante inacción» de algunas comunidades autónomas, responsables de inspeccionar y sancionar estos hechos.

Las patronales de aceite de oliva lo niegan

Por el contrario, la Asociación Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles (Anierac) y de la Asociación Española de la Industria y Comercio Exportador De Aceite De Oliva (Asoliva), afirman que el estudio de la OCU evidencia la «gran calidad» de los aceites de oliva virgen extra del mercado y denuncian las «evidentes irregularidades» del mismo.

Las patronales han asegurado que las conclusiones del estudio se basan en «criterios sensoriales» de una panel de catadores que únicamente hablan de olor y sabor, y resaltan que el aceite de oliva virgen extra español es de «gran calidad», y las diferencias se reducen a «discrepancias de sabor y olor entre catadores».

Además, han asegurado que todas las marcas cumplen los estrictos controles analíticos legales según el estudio, por lo que todos son virgen extra desde el punto de vista analítico.

El sector ha afirmado que existen «evidentes irregularidades» cometidas en la elaboración del estudio, asegurando que el método de cata es un procedimiento «subjetivo», por lo que han concluido que «se trata de un método en revisión tanto por el Consejo Oleícola Internacional como por las distintas administraciones con el objetivo de reducir la gran variabilidad de sus resultados.

Hojiblanca y Carbonell también salen al paso

Por su parte, Hojiblanca y Carbonell han querido mostrar su desacuerdo con el estudio. El primero recuerda que ha desarrollado un código único en el mundo, por el que indica en el frontal de sus etiquetas dos de los parámetros positivos más característicos del aceite de oliva virgen extra, frutado y picante, y ha añadido que cuentan con un total de 71 certificados positivos de todos los envasados que se han realizado durante este año.

Carbonell ha indicado por su parte que su 'blend' está formado por el «característico» 'Picual maduro', lo que hace que algunos paneles de cata «no lo valoren adecuadamente». «Solo durante el transcurso del 2018, los productos virgen extra de Carbonell han pasado de forma positiva 25 catas certificadas en paneles externos oficiales reconocidos por el Consejo Oleícola Internacional (COI)», ha concluido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos