Ferroatlántica: "La base de todo son las personas y su vocación"

Alberto Fuentes, director general de planta./
Alberto Fuentes, director general de planta.

PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

El contacto con los jóvenes y el planteamiento creativo que supone, tienen una función social añadida para Ferroatlántica en el desarrollo de su papel de mentores. Rol del que se se sienten satisfechos puesto que «concuerda plenamente» con la filosofía innovadora del grupo.

- Están embarcados en la construcción de la mayor planta de silicio del mundo, ¿impresiona mirar atrás y ver el camino recorrido hasta llegar aquí?

- La historia de FerroAtlántica, desde que Juan-Miguel Villar Mir la puso en marcha en 1992, es la conversión de un grupo de fábricas del norte de España en un gran grupo multinacional, que hoy preside Pedro Larrea. Detrás de este crecimiento hay una muy buena filosofía empresarial y la aportación de muchos profesionales comprometidos con la mejora continua, la calidad y la competitividad.

el centro

- ¿Cuáles serían los tres ejes sobre los que bascula su actividad?

- Primero, entender que hay sectores cuyo mercado no es doméstico, sino global, y por tanto hay que trabajar con esa mentalidad. Segundo, entender que esa globalidad puede abordarse mediante crecimiento internacional. Y tercero, que la base de todo son las personas y su vocación de liderazgo y de perfeccionamiento técnico.

- ¿Qué implica apostar por el desarrollo de tecnologías que mejoren la competitividad?

- En nuestro caso son importantes todas las partes del proceso, aunque sin duda un buen acceso a las materias primas y una buena gestión de la energía son aspectos esenciales. FerroAtlántica tiene además un centro de I+D+i en Galicia que es fuente de permanente renovación, aparte de las mejoras que en cada fábrica vamos introduciendo a partir de nuestras propias experiencias, o en colaboración con las universidades, por ejemplo.

- ¿Entenderán los emprendedores la dimensión e historia de su empresa?

- Trabajar con FerroAtlántica es descubrir el impresionante mundo de la electrometalurgia, de la que dependen tantos aspectos de nuestra vida cotidiana. Y además familiarizarse con una industria básica, con su tradición y con la realidad internacional que hoy es. Los jóvenes viven esto con sorpresa, con agrado e interés.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos