Moto X, el móvil con la oreja puesta

El Moto X destaca por su facilidad de uso y su control de voz /
El Moto X destaca por su facilidad de uso y su control de voz

Este terminal, uno de los dos que realizó la marca cuando era propiedad de Google, destaca por su asistente de voz y por algunas de sus funcionalidades

MICHAEL MCLOUGHLINMadrid

Ok Google Now. Bastan esas tres palabras para activar el Moto X, un móvil que siempre tiene la oreja puesta. El teléfono, el primero que realizaron en común Motorola y sus antiguos propietarios de Google, puede estar bloqueado o en reposo que rápidamente activará el asistente de voz, que aprende gradualmente del usuario y buscará una ruta, un resultado deportivo, el tiempo o leerá una notificación.El terminal es el primer producto que crearon en conjunto la factoría estadounidense cuando fue comprada con Google. Es, sin embargo, el segundo teléfono que llega a España tras el Moto G.

Cuenta con un diseño curvo y ligeramente abombado que destaca por el material de su cubierta que permite un gran agarre. En su parte trasera, el terminal cuenta con una pequeña marca que incluye el logotipo de la empresa que da sensación de seguridad. Su tamaño lo hace un móvil totalmente ergonómico y fácil de manejar, llegando a todos los puntos de la pantalla con una sola mano. De momento solo se puede conseguir en blanco o negro, pero en los próximos meses podrá personalizarse a través de la web, un servicio solo disponible en ciertos países. Esto permitirá al usuario escoger entre multitud de acabados para su teléfono, algunos tan singulares como la madera.

Su pantalla de 4,7 pulgadas HD cuenta con una resolución de 1.280 x 720 pixeles, un aspecto en el que se queda un poco alejado de sus rivales. Aunque en líneas generales cumple lo que se espera del 'display', en ciertas situaciones se echa en falta un mayor contraste de los colores.

El Moto X ofrece un buen rendimiento con un procesador de dos núcleos a 1,7 gigaherzios, 2 gigas de RAM y hay que conformarse con la memoria interna de 16 o 32 gigas porque no se puede ampliar con tarjeta externa. Este terminal, que utiliza Android Kit Kat 4.4, ofrece funcionalidades como el modo infantil o el modo migración, que facilitará pasar información desde otro smartphone Android o iPhone con unos pocos pasos. Además un completo modo infatil y un asistente para delimitar la actividad conduciendo o durante las horas de sueño.

La cámara de diez megapíxeles ofrece un buen resultado en exteriores y escenas iluminadas. Se puede activar con un giro de muñeca y se dispara con un solo toque de dedo. Aunque es una manera sencilla y fácil de tomar la fotografía, en ciertos momentos se agradecería un disparador físico. También incluye un modo HDR que mejora las imágenes en condiciones de poca luminosidad y un zoom de cuatro aumentos. El Moto X graba vídeos en Full HD y tiene un interesante modo de cámara lenta. Además, en Motorola permiten descargar su app de cámara a través de Google Play. El Moto X se puede conseguir libre con operadores por 395 euros e incluso algo más barato si se busca en Amazon u otras plataformas 'online'.