El verano, mal tiempo para el móvil

El verano, mal tiempo para el móvil

El agua, la arena, el calor, los niños y los golpes son los máximos «peligros» estivales para los dispositivos móviles

INNOVA+

Seis de cada diez habitantes de la población mundial ya tiene un teléfono móvil, una cifra que aumenta hasta el 88% en España, que lidera el ranking de penetración de usuarios únicos, según el Informe Mobile en España y en el Mundo 2017.

Un usuario de móvil pasa una media de 170 minutos al día utilizando el dispositivo. Llevar dispositivos móviles siempre en la mano o en el bolsillo hace que los accidentes se dupliquen.

Cuatro de cada diez averías que ocurren a los dispositivos electrónicos suceden en los meses de verano. Estar en la playa o en la piscina con el smartphone es una de las imágenes más frecuentes.

A pesar de la resistencia al agua, los chapuzones de los smartphones son el primer accidente veraniego. «De hecho, muchas de las reparaciones son de móviles acuáticos ya que, acuático no es sinónimo de sumergible y, no soportan tanta agua ni profundidad como algunos fabricantes indican», explica Sergio Khabrani, Director de Operaciones y Experto en reparación de tecnología de TABILI.

Remedios caseros, como meterlo en arroz, pueden ser una solución temporal hasta llevarlo a un técnico ya que suele absorber la humedad externa pero los componentes internos como la placa seguirán mojados.

Las altas temperaturas también son enemigas de la tecnología. «La electrónica funciona mejor en temperaturas frescas y, además, smartphones y tablets tienen metales y piezas de plástico que se funden con un exceso de calor», afirma José Luis Lasa, CEO y cofundador de TABILI.

Por último, bajar a la playa con nueva tecnología conlleva otro riesgo importante: la arena. Si el dispositivo tiene poca arena se puede quitar sin frotar, con cuidado de no rallar la pantalla, con un trapo seco y suave.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos