La residencia de la Fundación Asilo pone la primera piedra

Imagen del acto de la primera piedra./
Imagen del acto de la primera piedra.

Un acto que convierte el "sueño" en "realidad", según Ignacio Diego

E. P.

Representantes de la Fundación Asilo, del Gobierno de Cantabria y del Ayuntamiento de Torrelavega han puesto este jueves la primera piedra a la nueva residencia Fernando Arce, un acto con el que se "culmina" una "aspiración larga en el tiempo" y se hace "realidad" un "sueño".

En este mensaje han coincidido tanto el presidente de Cantabria , Ignacio Diego, como la alcaldesa de Torrelavega, Lidia Ruiz Salmón, como la portavoz de los padres de las personas con discapacidad en edad adulta del centro de educación especial Fernando Arce, Ana María Quijano, ya que todos ellos han subrayado la importancia de este día de puesta de la primera piedra de la residencia.

Los dos edificios de los que se compone esta residencia incluirán 90 alojamientos protegidos para colectivos especialmente vulnerables; un centro de día, talleres ocupacionales y garajes.

La obra de esta residencia de la Fundación Asilo para personas con discapacidad ha sido adjudicada a la empresa SIEC por, aproximadamente, ocho millones de euros y tiene un plazo aproximado de ejecución de 18 meses.

Para Diego, el de hoy es un día "de especial satisfacción" porque la puesta de la primera piedra contribuye, a su juicio, a dar "tranquilidad" a los familiares de los usuarios, además de a éstos, de que contarán con esta residencia y serán atendidos "con los mejores parámetros de calidad".

Además, el presidente ha asegurado que el Gobierno de Cantabria va "seguir colaborando" con la Fundación en "muchas prestaciones" de asistencia social en toda Cantabria.

Por su parte, la alcaldesa también ha considerado que se trata de un "día de alegría" para Cantabria y para Torrelavega por tratarse, a su juicio, de una "obra muy necesaria".

Además, ha destacado la importancia de que el Ayuntamiento de Torrelavega cediera en 2010 la parcela al Gobierno regional, que convocó un concurso público que permitió a la Fundación hacerse en 2012 con los terrenos a cambio de 4,2 millones de euros y siendo la única oferta presentada.

Por su parte, la portavoz de los padres del Fernando Arce ha recordado que cuando nació el proyecto en diciembre de 1999 se pensó que conseguir la parcela podría ser cuestión de unos meses, un plazo que ha acabado convirtiéndose en quince años.

"Ha sido largo, costoso y difícil pero lo que cuesta es lo que vale", ha dicho Quijano, quien ha opinado que se trata de un "bien" para Torrelavega y para las personas con discapacidad que se podrán beneficiar de él y sus familias, unas 400.

En declaraciones a los medios de comunicación, la portavoz de los padres del Fernando Arce ha señalado que al "sueño hecho realidad" que supone la puesta de la primera piedra de la residencia le falta un "varita mágica" en modo de ayudas a la Fundación, que, según ha dicho, pasa por "dificultades".

El acto en la Finca Asilo ha comenzado con la lectura por parte del presidente de la Fundación, el reverendo Luis López Ormázabal, de un pequeño fragmento escrito por San Clemente de Roma, uno de los primeros sucesores de San Pedro en la sede de la Iglesia.

Posteriormente, se ha llevado a cabo el acto de bendición para dar paso a la colocación de la primera piedra.

Al acto ha acudido también el consejero de Obras Públicas y Vivienda, Francisco Rodríguez Argüeso, además de vecinos, concejales del Ayuntamiento de Torrelavega, tanto del equipo de Gobierno como de la oposición, varios alcaldes de otros municipios, como el de Piélagos, Enrique Torre, o la de Los Corrales de Buelna, Mercedes Toribio.

La residencia, a cuya construcción optaron 15 empresas, será bautizada con el nombre de Fernando Arce como homenaje a "uno de los grandes benefactores" de la Fundación ya que aportó el dinero para el colegio de educación especial que también lleva su nombre.

Se ubicará en una parcela que, según la información aportada por el Ejecutivo regional, fue adquirida a finales del siglo XIX por la Fundación, si bien "las necesidades económicas" obligaron a venderla al Ayuntamiento en 1983, que en 2010 la cedió al Gobierno y que en 2012 volvió a manos de la Fundación.

El Gobierno regional llevó a cabo en 2011 y 2012 el proyecto de urbanización de la Finca Asilo, con una inversión de 2,6 millones de euros, que ejecutó la empresa pública Gesvican. En noviembre de 2012 se inauguraron las obras de urbanización de la finca.