Pillado in fraganti el ladrón de trasteros de Torrelavega

Algunos de los objetos recuperados./
Algunos de los objetos recuperados.

Agentes de la Policía Nacional detuvieron la madrugada del pasado jueves a VW.G.G, de 44 años, como presunto autor de 50 robos con fuerza en la zonas residenciales de Jardines de la Vega, Plaza Pablo Iglesias y San Lorenzo

REDACCIÓN DMSantander

El ladrón de trasteros de Torrelavega fue pillado in fraganti la madrugada del pasado jueves cuando efectuaba un nuevo robo en Los Jardines de la Vega. VW.G.G, de 24 años, fue detenido y puesto a disposición judicial por agentes de la Policía Nacional de la capital del Besaya. En el acto le incautaron un mando a distancia de la puerta de acceso a los garajes y trasteros, una linterna, guantes y otros útiles para cometer los robos.

Los efectivos policiales se situaron a la una de la madrugada en las inmediaciones de las entradas del citado garaje y observaron como un joven que vestía de oscuro se dirigía a la entrada que da a la calle San Lorenzo y abría la puerta de acceso. Al comprobar que este individuo no salía, la Policía hizo una batida hasta que le localizó dentro de una zona de trasteros. Luego, le dieron el alto, pero huyó a pie por las escaleras que dan a uno de los portales de la finca, y le persiguieron hasta que le alcanzaron en la rotonda de entrada al Barrio Covadonga. En el momento de su detención, ofreció gran resistencia.

ver más

VW.G.G. fue identificado y trasladado a dependencias policiales, mientras otras dotaciones comprobaron que había varias puertas de trasteros forzadas. En el registro domiciliario practicado en la vivienda del detenido fueron recuperados numerosos juegos de llaves y varios de los efectos sustraídos en los 50 robos que se le imputan desde el pasado mes de enero en las zonas residenciales Jardines de la Vega, Plaza Pablo Iglesias y San Lorenzo.

Desde el pasado mes de diciembre venían sucediéndose numerosos robos en los trasteros de las urbanizaciones, concentrándose sobre todo durante las madrugadas de los fines de semana. Para acceder a ellos, el presunto ladrón forzaba la cerradura de la puerta y, una vez dentro, sustraía los efectos que allí se encontraban: bicicletas, mochilas, calzado, ropa y víveres. Estos robos habían generado gran alarma en la ciudad.