La Audiencia juzgará el miércoles al tendero que apuñaló a un menor en Torrelavega

Tienda regentada por el acusado, donde se produjeron los hechos en noviembre de 2013./
Tienda regentada por el acusado, donde se produjeron los hechos en noviembre de 2013.

La Fiscalía pide una condena de seis años de prisión, que la acusación eleva a nueve y medio, por un delito de homicidio en grado de tentativa

EFE

La Audiencia Provincial de Cantabria juzgará el próximo miércoles, 10 de junio, al comerciante chino acusado de apuñalar a un menor de edad en Torrelavega, que se enfrenta a una petición de seis años de cárcel por parte de la Fiscalía, que la acusación particular eleva a nueve y medio.

Ambas partes imputan al procesado un supuesto delito de homicidio en grado de tentativa, en el que la acusación particular aprecia además las agravantes de alevosía y abuso de superioridad.

La defensa, sin embargo, considera que se trataría de un presunto delito de lesiones (castigado con penas de entre dos y cinco años de prisión), en el que concurrirían además las atenuantes de confesión y reparación del daño.

Así ocurrieron los hechos

El escrito de calificaciones de la Fiscalía explica que el día de los hechos, el 16 de noviembre de 2013, un grupo de menores entró en el establecimiento comercial que regentaba el procesado en Torrelavega.

ver más

El Ministerio Fiscal señala que, una vez dentro, los chicos revolvieron la mercancía, lo que provocó el enfado del procesado, que les pidió que abandonaran su tienda.

En ese momento, uno de los menores golpeó el escaparate del local, y el comerciante cogió un cuchillo de cocina "de grandes dimensiones", salió del establecimiento y fue hacia él.

El Ministerio Público sostiene que el acusado actuó "guiado por el ánimo de poner fin a la vida" del menor de edad -que tenía 13 años-, que estaba fuera de la tienda y en una posición "más rezagada".

Según la Fiscalía, el acusado forcejeó con el chico, los dos cayeron al suelo y le clavó una única vez "el cuchillo de treinta y dos centímetros de longitud de hoja" en el hemitórax derecho.

A continuación el procesado, que está en prisión provisional desde unos días después de los hechos, abandonó el lugar. También lo hizo el menor, que se desvaneció.

Tardó un año en curarse de las graves heridas

La Fiscalía indica que el menor tuvo que ser ingresado en la UCI e intervenido quirúrgicamente de urgencia y que, de no haber recibido asistencia inmediata, las lesiones le habrían causado la muerte.

El menor tardó en curarse un año, estuvo 19 días hospitalizado, y como secuelas le han quedado varias cicatrices y perjuicios estéticos.

El Ministerio Fiscal entiende que se debe acusar a este comerciante por un delito de homicidio en grado de tentativa, sin circunstancias modificativas de su responsabilidad penal. Pide que se le imponga una pena de seis años de cárcel y el pago de una indemnización algo superior a los 25.000 euros, por las lesiones y secuelas que sufrió el chico.

La Fiscalía también demanda que el acusado abone al Servicio Cántabro de Salud los cerca de 18.000 euros que costó la atención dispensada al menor.

La acusación particular, por su parte, eleva a nueve años y medio la petición de cárcel, porque entiende que concurren las agravantes de alevosía y abuso de superioridad. También pide que se indemnice al menor.

En cambio, la defensa del comerciante considera que no se le puede acusar de homicidio en grado de tentativa, sino de lesiones, y pide que se le apliquen las atenuantes de confesión y reparación del daño.