"Me arrepiento y pido perdón por todo"

El acusado entró en la Sala ocultando las esposas bajo una chaqueta./
El acusado entró en la Sala ocultando las esposas bajo una chaqueta.

El comerciante que en 2013 apuñaló a un menor en Torrelavega ha reconocido los hechos en la Audiencia de Cantabria y acepta una condena de cuatro años y medio de cárcel

EUROPA PRESSsantander

El comerciante chino que en noviembre de 2013 apuñaló a un menor en Torrelavega será condenado a cuatro años y seis meses de cárcel, tal y como se ha acordado este miércoles en el juicio previsto contra él en la Audiencia de Cantabria y que no ha llegado a celebrarse, al haber habido conformidad entre las partes (Fiscalía, Defensa y Acusación Particular).

El hombre, S. G., que se ha mostrado de acuerdo con la calificación de los hechos -homicidio en grado de tentativa- y la pena solicitada, se ha mostrado arrepentido y ha pedido perdón por lo ocurrido. "Me arrepiento y pido perdón por todo", ha expresado en el derecho a la última palabra en el juicio, que ha quedado visto para sentencia.

En la sesión, en la Sección Tercera de la Audiencia y en la que el procesado ha estado acompañado por un intérprete de chino, se ha acordado rebajar a cuatro años y seis meses la pena de cárcel -frente a los 6 años que pedía la Fiscalía o los 9 y medio interesados por la Acusación Particular- al entender que se trata de un homicidio en grado de tentativa acabada (o delito frustrado), lo que reduce un grado la pena.

Además, se ha tenido en cuenta la como atenuante "muy cualificada" la reparación del año, ya que el comerciante chino -en prisión preventiva desde que ocurrieron los hechos- ha consignado la cantidad de 26.000 euros como responsabilidad civil para la reparación parcial del daño causado, extremo que rebaja en otro grado la condena a interponer.

Asimismo, S. G. deberá abonar la indemnización por las secuelas causadas al menor que se determinen en fase de la ejecución de sentencia, según se establezca en el informe de sanidad o médico forense. También tendrá prohibido aproximarse al menor -o a su domicilio o centro de estudios- a menos de 150 metros, así como comunicarse con él durante cinco años y seis meses.

En la sesión, al estar el acusado conforme con los hechos y las penas, contenido que le ha traducido su intérprete, las partes no han considerado necesario su interrogatorio y han renunciado también a la declaración de los testigos y a la realización de las pruebas y emisión de informes, por lo que han elevado a definitivas las conclusiones conformadas.

Asimismo, han trasladado a la sala que la sentencia se dicte y comunique cuanto antes, para que, al descontar el tiempo que lleva en prisión, el procesado pueda disfrutar de beneficios penitenciarios.

Los hechos

Los hechos ocurrieron el 16 de noviembre de 2013, sobre las 21.00 horas, cuando un grupo de menores de edad se dirigió al establecimiento comercial regentado por el hombre chino en Torrelavega.

Una vez en el interior, y según el escrito de la Fiscalía, los jóvenes revolvieron la mercancía de la tienda, lo que enfadó a S. G, que les pidió que se fueran, momento en el que uno de los chicos golpeó el escaparate del establecimiento.

En ese momento, "enojado" por este comportamiento, pero sin que por ello se vieran afectas sus facultades volitivas ni intelectivas, el hombre cogió un cuchillo de cocina de 32 centímetros de hoja y salió del local. Y con "ánimo de poner fin a la vida" del menor que se encontraba en el exterior y en una posición más rezagada, "forcejeó" con el mismo y, tras caer al suelo, le clavó una vez el cuchillo en el hemitorax derecho.

Tras ello, y de acuerdo con el Ministerio Fiscal, S.G. abandonó el lugar, lo mismo que el menor, que, sin embargo, se desvaneció después. Como consecuencia de la agresión, el chico sufrió lesiones que "de no haber recibido asistencia inmediata le hubieran provocado la muerte". Sin embargo, tras la agresión, el menor ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), donde se le realizó una intervención quirúrgica urgente.

El tiempo de sanidad del lesionado se estimó en un año, con 19 días hospitalizado y 26 impedido para el desarrollo de sus funciones habituales, generando unos gastos al Servicio Cántabro de Salud (SCS) de unos 18.000 euros, cantidad que se reclama al acusado.

Por las lesiones causadas, el Ministerio Fiscal pedía que S.G. indemnizara al representante del menor, que ahora tiene 14 años, con 15.000 euros por las lesiones y con 9.600 por las secuelas, entre las que figura el perjuicio estético por las cicatrices que le han quedado. De todas formas, el menor aún no ha recibido el alta.

Por su parte, la acusación particular reclamaba para S.G. una pena mayor, concretamente nueve años y medio de cárcel, ya que considera que se deben aplicar, al delito de intento de homicidio, las agravantes de alevosía y de abuso de superioridad.

La defensa alegaba sin embargo que la actuación del acusado no puede ser calificada como un homicidio en grado de tentativa, sino como un delito de lesiones. Además, reclamaba que se aplicaran las atenuantes de reparación del daño y la de confesión.