La Confederación Hidrográfica draga el río Los Llares para evitar futuras inundaciones

La Confederación Hidrográfica draga el río Los Llares para evitar futuras inundaciones

La actuación se centra en Las Fraguas, en la desembocadura en el Besaya

NACHO CAVIA

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico ha iniciado el dragado del río Los Llares, en Arenas de Iguña, para aminorar el riesgo de inundaciones provocadas por un caudal que se desborda cada vez que llueve con cierta intensidad, afectando a las viviendas y ganaderías que se extienden paralelas al río en la zona oeste del valle. El alcalde, Pablo Gómez, explicó que la actuación se centra en la desembocadura del río Los Llares en el Besaya, a la altura de Las Fraguas, una de las zonas más peligrosas por la "gran acumulación de piedras que arrastra la corriente en invierno". Para evitar la fuerza del río y ese arrastre de sedimentos se trabajará también en una de las presas construidas hace años aguas arriba, para reducir la velocidad de las aguas. Trabajos que el acalde espera que "tengan carácter periódico" y se extiendan a lo largo de los próximos ejercicios a otros puntos "potencialmente peligrosos" de Los Llares. Entre tanto, explicó, "los trabajos se centran en las zonas habitadas del valle con mayor riesgo de inundaciones".

El Ministerio de Medio Ambiente y la Confederación han aprobado una inversión que ronda los 100.000 euros y que el Ayuntamiento quiere "exprimir" para "aprovechar al máximo" la limpieza del río. Para ello se ha cedido un terreno municipal en el que verter el material que se está sacando de Los Llares, "una vaguada próxima para que el gasto se vaya en dragar el cauce y no en el transporte", apuntó el alcalde.

"Ves el río ahora y parece imposible que se desborde, pero así es, prácticamente cada invierno", decía el alcalde al comprobar unos trabajos que se están notando especialmente bajo los puentes que sustentan las carreteras y vías del tren que atraviesan Las Fraguas.

La última inundación "grave" fue en febrero de este año "debida al incremento del caudal por las lluvias y al ascenso del nivel del lecho del rio por los sedimentos acumulados", dijo Pablo Gómez.