Adiós a los símbolos franquistas

Un operario de telefonía trabaja junto a un edificio de La Inmobiiliaria que aún conserva una placa de simbología franquista./
Un operario de telefonía trabaja junto a un edificio de La Inmobiiliaria que aún conserva una placa de simbología franquista.

Torrelavega quiere catalogar y retirar los vestigios preconstitucionales de la ciudad

DAVID CARRERASantander

Los símbolos del franquismo que perviven en Torrelavega después de la muerte del dictador tienen los días contados. Al menos esa es la idea que impulsa el Consistorio que ha decidido tomar cartas en el asunto para proceder a la retirada de una simbología anacrónica con la que no parece comulgar la ciudadanía local.

El Ayuntamiento de Torrelavega está trabajando ya en la elaboración de un inventario de los vestigios franquistas que quedan en la ciudad y que, después, en aplicación de la conocida como Ley de Memoria Histórica, inste su retirada a las entidades que las gestionan.

Durante la celebración del último consejo de la Gerencia de Urbanismo se informó a los grupos municipales que se está efectuando el estudio y catalogación por los cinco distritos de la ciudad. En la zona del centro de Torrelavega se han identificado 71 placas en fachadas de edificios a cuyas comunidades de propietarios se les comunicará para que insten al Ayuntamiento a su retirada, en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica. Porteriormente, a través de la Gerencia de Urbanismo se seguirá trabajando en el estudio y catalogación por el resto de distritos. En cuanto a la denominación de calles y espacios o centros públicos, el presidente del Consejo de la Gerencia de Urbanismo, el concejal del área, José Otto Oyarbide, explicó que «habrá que analizar y estudiar con detalle los motivos y méritos que llevaron a la denominación de dichos viales».

Aunque no son muchas las calles y espacios que en Torrelavega conservan nombres de personalidades relacionados o pertenecientes al régimen franquista si hay algunos casos llamativos como el Mercado Nacional de Ganados que lleva el nombre de Jesús Collado Soto, alcalde de la época franquista. Asimismo, Manuel Barquín, que da el nombre al parque del centro de la ciudad, o Julián Urbina -una de las calles de La Inmobiliaria- fueron también regidores durante la época preconstitucional. En Torrelavega la mayoría de los símbolos franquistas que perduran son placas con el yugo y las flechas ubicadas en los bloques de viviendas protegidas que construyó la Delegación Nacional de Sindicatos durante la dictadura en calles y barrios. Antes de proceder a la retirada de esas placas, el Ayuntamiento avisará a las comunidades de vecinos en las que están instaladas de que conviene quitarlas.

Tanto en la zona del centro, desde las torres de Carabaza hasta la plaza de La Llama, como en el barrio de La Inmobiliaria son visibles estas placas en las fachadas de los edificios. Hacen referencia a la Organización Sindical Española (OSE), conocida como Sindicato Vertical o simplemente Delegación Nacional de Sindicatos, la única central sindical que existió en España entre 1940 y 1976, durante el periodo de la dictadura franquista.

Durante casi cuarenta años se convirtió en el único sindicato legal que estuvo autorizado. Todos los trabajadores y empresarios, que pasaron a ser conocidos como «productores» en la terminología franquista, estaban obligados por ley a estar afiliados al Sindicato Vertical.

Uno de los precedentes que hay en la ciudad se refiere a la fachada de la sede de Correos en La Llama. Aprovechando unas obras de remodelación, en el año 2001 la instalación de una caja metálica, con una cornamusa impresa -símbolo de la empresa- ocultó el águila preconstitucional. De este modo, se eliminaba el escudo franquista que coronaba el arco de acceso al edificio y que había generado protestas de diversos sectores por mantener este símbolo anticonstitucional. Con esta decisión el Ministerio de Fomento pretendía poner fin al malestar de aquellos vecinos que exigían la retirada de un escudo que recordaba al franquismo.