El Ayuntamiento plantea la ampliación del soterramiento hasta La Inmobiliaria

El proyecto de soterramiento de 2011 llega hasta la calle Pablo Garnica y el Ayuntamiento quiere que se extienda hasta La Inmobiliaria./
El proyecto de soterramiento de 2011 llega hasta la calle Pablo Garnica y el Ayuntamiento quiere que se extienda hasta La Inmobiliaria.

La Junta de Portavoces acuerda por unanimidad solicitar que el proyecto actual se amplíe unos 300 metros llegando a la rotonda del ‘donuts’

DAVID REMARTÍNEZSantander

El Ayuntamiento de Torrelavega quiere ampliar el soterramiento de las vías de Feve hasta la altura de la rotonda de La Inmobiliaria. Una pretensión en la que coinciden el equipo de gobierno (PSOE y PRC) y el resto de formaciones con representación en la Corporación municipal. Así se puso ayer de manifiesta durante la Junta de Portavoces en la que el alcalde, José Manuel Cruz Viadero y el primer teniente de alcalde, Javier López Estrada, informaron al resto de grupos del contenido de la reunión celebrada en la tarde del viernes con el Ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

Un crónometro para los plenos

Otro de los temas abordados en la Junta de Portavoces celebrada ayer ha sido la regulación de las intervenciones en las sesiones plenarias. A este respecto, el alcalde de Torrelavega, José Manuel Cruz Viadero, señaló que se ha decidido celebrar una nueva reunión en el plazo de un mes para que los grupos municipales realicen las aportaciones o modificaciones que consideren necesarias.

También recordó que la fórmula utilizada en la actualidad se adoptó por «consenso» de los grupos y contempla una exposición previa por el proponente de 5 minutos, un primer turno de intervención de 5 minutos por grupo, y un segundo turno de 3 minutos por grupo, siendo el orden de menor a mayor representación en la Corporación, salvo en las mociones en las que finaliza el grupo proponente.

No obstante, el alcalde no descartó que se tenga que recurrir a algún tipo de sistema informático o cronómetro para regular los tiempos de intervención, como ya se emplea por ejemplo en los Plenos de Parlamento de Cantabria en que a través de señales luminosas se indica el límite de cada intervención. En este sentido, Cruz Viadero recordó que esta opción para instalar algún tipo de dispositivo que regulase los tiempos ha sido planteada a los informáticos del Ayuntamiento pero «en la actualidad este servicio está saturado de trabajo, ocupados en todo lo que conlleva el proceso de adaptación de lo que se conoce como Administración electrónica». Asimismo, el regidor señaló que lo ideal es que los propios grupos municipales se autoregulen en sus intervenciones siendo conscientes de que hay que respetar los límites establecidos.

Además de transmitirles el compromiso del ministro de acometer el anhelado proyecto de soterramiento de las vías de tren a su paso por el centro de la ciudad, después de haber rechazado otras alternativas que se barajaban, y de financiar el 50% del coste, Cruz Viadero y López Estrada informaron al resto de grupos municipales del planteamiento que se hizo a De la Serna de ampliar el soterramiento hasta la altura de la glorieta del donuts.

Tanto Cruz Viadero como López Estrada consideran que el actual proyecto básico que contempla soterrar hasta la calle Pablo Garnica a la altura del paso a nivel es «escaso, insuficiente y no convence al cien por cien ni a las formaciones ni a los propios ciudadanos».

En opinión del alcalde socialista, no sería razonable dejar esta «grieta» en la ciudad y no se entendería «dejarlo a medias» una vez que se acomete «de una vez por todas esta actuación que va a suponer una importante inversión para el Ayuntamiento y las arcas municipales».

En cuanto al proyecto, López Estrada apuntó que se trata de una actuación que tiene 22 meses de plazo de ejecución, y afectará a 1.800 metros lineales y 700 metros de soterramiento, a los que se quiere agregar unos 200 o 300 metros para ir más allá de la calle Pablo Garnica, hasta la rotonda de la Inmobiliaria.

Según Cruz Viadero, se trata de «velar por lo que consideramos que es la mejor solución para los torrelaveguenses y ésta sin duda pasa porque el proyecto de ejecución de las obras pueda ir más allá del paso a nivel de Pablo Garnica».

En cuanto a la financiación, para la que el proyecto básico redactado en 2011 tiene un prepuesto de licitación de 80,1 millones de euros, Cruz Viadero señaló que la propuesta del ministro de Fomento de costear el 50% de la actuación es «insuficiente» y que desde el Ayuntamiento «no dejaremos de reivindicar una mayor participación» considerando que el 60% sería el porcentaje «justo e idóneo», ya que se trata de la Administración «con mayor capacidad financiera».

Según los primeros estudios, el Ministerio contempla un soterramiento cuyo coste es de 80.1790.902 euros para ejecutarlo en 22 meses, aunque, según el alcalde, se desconoce el incremento del coste que podría suponer la ampliación del área.

Sobre la aportación económica del Gobierno de Cantabria, el alcalde anunció que ayer mismo ya se solicitó una reunión con el presidente, Miguel Ángel Revilla, y con la vicepresidenta, Rosa Eva Díaz Tezanos, para abordar este tema.

No obstante, adelantó que desde Torrelavega se les va a pedir «el máximo esfuerzo» en su participación en este proyecto «fundamental» para Torrelavega. Sobre el apoyo del Gobierno cántabro, López Estrada se mostró confiado en el compromiso de que el Ejecutivo regional «no nos va a dejar tirados».

Para conocer cuál es la capacidad municipal, se ha encargado al interventor actualizar un informe de 2011 a fin de determinar cuánto podría aportar en estos momentos el Ayuntamiento al proyecto, que hace seis años se estimó entre el 10 % y 12 % del coste total del soterramiento.

«El soterramiento es un sueño para Torrelavega pero todavía queda mucho por hacer a nivel técnico y económico», insistió el alcalde, aunque se mostró optimista sobre que las obras podrían ser una realidad en el plazo de entre cinco y siete años.

En relación a esta corriente optimista que se ha podido general tras la reunión con el ministro de Fomento, el alcalde dijo que «queda mucho por hablar y por negociar, tanto desde el punto de vista técnico como económico» y agregó que se está hablando de un proyecto del que «si todo va muy bien se podrá ver en el segundo semestre de 2019 o primer semestre de 2020».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos