Torrelavega multará con hasta 750 euros por no recoger heces de perro

La modificación de la Ordenanza de Convivencia Ciudadana recogerá sanciones por la no recogida de los excrementos de los animales de compañía en la vía pública o las zonas verdes

DM .Santander

El Ayuntamiento de Torrelavega, a través de la Policía Local, sancionará con hasta 750 euros de multa a los propietarios, cuidadores o conductores de perros que no recojan los excrementos de la vía pública y zonas verdes, en aplicación de la nueva ordenanza de convivencia ciudadana.

La imposición de esta sanción se podrá realizar de forma directa por los agentes cuando observen el comportamiento contrario a la ordenanza, lo que supone un cambio sobre la actual normativa que establece para los policías locales la obligatoriedad solo de apercibir el infractor.

El concejal de Medio Ambiente y Salud Pública, José Luis Urraca, explica que la obligatoriedad de recoger las haces es "una medida higiénica ineludible", así como también que el duelo de los canes deberá impedir que queden depositados los excrementos en las vías, aceras, plazas, parques y espacios públicos urbanos.

La nueva ordenanza encuentra en la actualidad en fase de recogida de sugerencias por parte de los grupos municipales ante su aprobación provisional en una comisión a celebrar el próximo 15 de mayo, con la idea de que sea refrendada en el pleno ordinario de finales de mes.

Urraca recuerda que la presencia de excrementos en las calles "es un problema que aqueja la ciudad" y por ello se pretende sancionar el "comportamiento inadecuado de quienes no recogen las deposiciones de sus animales de compañía" para evitar las quejas por parte de la ciudadanía.

Así, la nueva ordenanza establece que la persona que conduzca el animal es responsable de la eliminación de las mismas mediante su depósito, dentro de bolsas impermeables y cerradas, en las papeleras u otros elementos de contención indicados por los servicios municipales.

Así mismo, el texto establece de forma expresa la prohibición de micciones en las fachadas de los edificios y en mobiliario urbano por parte de los animales de compañía.

El concejal recuerda que la nueva norma es el resultado de varios meses de trabajo de una comisión integrada por todos los grupos políticos municipales, junto a técnicos del propio Ayuntamiento.