Fachada en La Inmobiliaria
Fachada en La Inmobiliaria / Luis Palomeque

El yugo y las flechas aún sobreviven en las fachadas de un centenar de edificios

  • Las Viviendas de Protección construidas en la época franquista tienen como acabado una placa metálica en cada portal, de las que el Ayuntamiento ya ha retirado unas 60

El franquismo sigue estampado en las casas de cientos de torrelaveguenses. Al menos en el portal de una importante relación de edificios construidos por el antiguo Ministerio de la Vivienda, con las placas que sellaban las Viviendas de Protección Oficial (VPO) levantadas en la época franquista. Son, en su mayoría, testigos metálicos representantes de la simbología de la dictadura que hoy en día se mantiene vigente, cara al sol.

Según la ley de la Memoria Histórica, las instituciones deben suprimir todo tipo de simbología del franquismo, y el Ayuntamiento se ha puesto manos a la obra durante esta legislatura. La primera campaña llevada a cabo cuenta con algunos datos, con más de 60 placas retiradas en el último año en edificios del centro de la ciudad.

Ahora, el Ayuntamiento de Torrelavega ampliará a los barrios de Covadonga, Nueva Ciudad, Tanos y Barreda la campaña de retirada de placas con inscripciones franquistas de las fachadas de los edificios o portales de inmuebles, en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica. Así lo adelantó ayer el concejal de Urbanismo y Vivienda, José Otto Oyarbide, que según explicó se han retirado unas 60 placas metálicas de las 116 comunidades de propietarios a las que el Consistorio había notificado su intención de hacer cumplir la ley para eliminar estos símbolos en la ciudad.

Tanos y Barreda

Esta ampliación de la campaña se desarrollará mediante una circular que se remitirá a las comunidades de vecinos que aún tienen estas placas e inscripciones, al igual que se ha hecho en la zona centro y en parte del barrio de La Inmobiliaria, donde de los 116 edificios con estos elementos ya se han retirado más de la mitad. El concejal de Urbanismo y Vivienda considera que en las próximas semanas se enviarán unas 200 notificaciones a comunidades de propietarios del Barrio Covadonga, Nueva Ciudad, Tanos y Barreda, en las cuales espera «una respuesta similar» de aceptación al logrado hasta el momento en la zona centro. Según adelantó el edil socialista, el objetivo es que a lo largo de 2018 se hayan retirado todas las placas con símbolos preconstitucionales del municipio.

A su juicio, «sería incomprensible en cualquier país democrático de Europa que cuarenta años después del fin de una dictadura militar surgida de un golpe de estado siguiera existiendo simbología de la misma». Por lo que respecta a las 116 primeras notificaciones correspondientes a los distritos censales 1 y 2 –la zona del centro–, se han retirado más de la mitad de las placas, el 75% de ellas por la propia comunidad de propietarios y el resto por ejecución del Ayuntamiento previa petición de los residentes en el inmueble. En este sentido, Otto Oyarbide señaló que, al tratarse de una propiedad privada, el Ayuntamiento necesita el visto bueno de todos los propietarios para retirar las placas. En cuanto a los casos en los que en las fachadas de los inmuebles hay unas placas, de mayor tamaño y de hormigón, con simbología franquista, el concejal explicó que se trata de una situación más compleja para eliminación por lo que el Ayuntamiento estudia que alternativa tomar para proceder igualmente a su retirada.

Un caso similar sucedió en la ciudad con un escudo preconstitucional que presidía el arco de entrada del edificio de Correos, en la plaza de La Llama y que después de buscar distintas opciones se logró ocultar con una chapa del mismo tamaño con el logotipo del servicio postal público.

Iconografía franquista

En cuanto a la iconografía de las placas, una casa corona las siglas INV (Instituto Nacional de la Vivienda) en el centro de un haz de flechas y el yugo, símbolo del falangismo. Es un diseño sencillo que aparece en las comunidades de vecinos de protección oficial construidas por el Ministerio de la Vivienda. Pero, ¿cuántas quedan?, ¿quién las ha quitado o dónde quieren y no pueden?... Las instituciones deben suprimir todo tipo de simbología preconstitucional, según la ley de la Memoria Histórica. Y requerir además a los propietarios privados» que hagan lo mismo o, caso contrario, retirar las subvenciones o ayudas públicas que reciban. Pero la inconcreción disciplinaria del marco legal unida a la desmemoria social hace que, a 40 años después de la muerte de Franco, la mayoría de casos dependa del arbitrio del organismo de turno e incluso de la comunidad de vecinos, que debe dar el visto bueno.

El pasado mes de octubre, Ayuntamiento de Torrelavega instó a 116 comunidades de propietarios a que autorizaran la retirada de todas aquellas placas franquistas del antiguo Ministerio de la Vivienda en la que aparece el yugo y las flechas.

Se trata de inmuebles situados principalmente en el centro de la ciudad y en el barrio de La Inmobiliaria, y ha sido necesario el acuerdo «unánime» de los propietarios para que el Consistorio pueda proceder a la retirada de las placas. Dicha actuación se ha hecho sin coste alguno para los propietarios del edificio y conlleva los trabajos de rehabilitación, saneamiento y pintura que sean necesarios para la eliminación de las marcas de la placa en la fachada.

El edil recuerda que el objetivo de esta iniciativa es dar cumplimiento a la Ley de Memoria Histórica aprobada en el año 2008 por el Gobierno de España. Respecto al número de placas de este época preconstitucional, apunta que se han catalogado en el distrito censal número 1 de Torrelavega, correspondiente al centro urbano, un total de 71 placas, además de la estimación de entre 200 y 250 que pueden existir en toda la ciudad, tanto de placas como de algunos grabados en piedra de edificios de los años 50. Además, todos aquellos edificios que conserven simbología de la época de la dictadura franquista no podrán optar a las subvenciones públicas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate