Adiós a pasar apuros paseando por Torrelavega

Ricardo Gutiérrez, vecino de La Inmobiliaria, hace uso del aseo público instalado junto a la rotonda de Los Rotarios./Luis Palomeque
Ricardo Gutiérrez, vecino de La Inmobiliaria, hace uso del aseo público instalado junto a la rotonda de Los Rotarios. / Luis Palomeque

El Ayuntamiento de Torrelavega instala aseos autolavables en la 'Ruta del Colesterol'

José Ignacio Arminio
JOSÉ IGNACIO ARMINIOTorrelavega

Los cientos de andarines que pasean a diario por la popular 'Ruta del Colesterol' están de enhorabuena. El Ayuntamiento de Torrelavega acaba de poner en marcha en el Bulevar Ronda -así se llama el anillo que circunda la ciudad- los aseos públicos que demandaban para cuando les daba un 'apretón'. Ya no tienen que esconderse entre los árboles o ir a un bar para hacer sus necesidades. Y además es gratis. El único requisito que se pide es llevar cualquier tarjeta con banda magnética para abrir la puerta. Al usuario le espera en el interior un servicio básico, autolavable, que incluso está amenizado con música ambiente.

A Jesús Sancho, vecino de Nueva Ciudad, le parece bien, pero se queja de «algunas cosas» mientras pasea a su nieta, Sofía, en las inmediaciones de uno de los dos aseos que se han instalado, situado junto a la rotonda de Campuzano. «Me parece indecoroso, poco discreto, colocar el urinario para hombres aquí fuera, junto al paseo. Te saluda la gente mientras tu estás haciendo tus cosas», señala. También ve «mala» la ubicación del otro aseo, situado en la rotonda de Los Rotarios, puesto que «allí la gente tiene escapatoria, hay bares, mientras otras zonas del paseo están solitarias».

Mercedes González, de 70 años, vecina del Barrio Covadonga, también pasea a diario por la 'Ruta del Colesterol', a veces «mañana y tarde». A ella también le parecen «muy bien» los aseos, porque «soy mayor y a veces tengo que ir al baño corriendo». Lo único que lamenta es «lo mucho que han tardado» en colocarlos. Eso sí, pide a la gente que «mire por ellos» para poder disfrutar muchos años de este nuevo servicio mientras «subo hasta la Universidad y vuelta», aunque «tengo mal las rodillas y ya me cuesta».

Los cientos de andarines que utilizan a diario el anillo que circunda la ciudad demandaban la puesta en marcha de este servicio público

Pablo García, de 93 años, vecino de Tronquerías, también pasa a diario por el Bulevar Ronda para ir a «comprar el pan y la comida» en el centro. Ayer aprovechó el «mercado de los jueves» para hacer los recados y al pasar con sus bolsas por el aseo instalado en la rotonda de Los Rotarios decía que «es algo que no estorba y hace buen beneficio». Su amigo Ricardo Gutiérrez, de 80 años, vecino de La Inmobiliaria, asentía mientras descansaba en el banco de la parada del autobús: «Por una vez parece que los políticos han acertado, aunque me temo que muchos van a seguir meando en los árboles por desconocimiento».

Un hombre joven, Francisco Gutiérrez, residente en Cuatro Caminos, pasea junto a su perro, Body. Él también ve necesario lo que se ha hecho: «Pasa mucha gente mayor y siempre hay necesidades. Un apretón te puede llegar en cualquier momento. Espero que también acierten con la basura, porque la ciudad sigue muy sucia». Pilar Blanco y su marido, José Luis Gutiérrez, van camino de casa, en el barrio El Rivero, y también paran un momento para dar su opinión. «Esta zona de los árboles olía a pis -explica ella-, era terrible. La gente, sobre todo la que tiene problemas de próstata, en algún sitio tiene que hacerlo».

«Antes tenías que entrar en los bares -añade Pilar-. Un hombre se arrima a una esquina, pero nosotras lo tenemos más complicado». Su marido prueba el aseo y dice que está «a todo confort, con música y todo», y lamenta que «la gente no respete las cosas». Pone un ejemplo: «Ya han hecho una pintada en la pared y está recién estrenado».

Inversión y horario

El concejal de Parque y Jardines, José Luis Urraca, indica que el horario de funcionamiento de los aseos es de 7.00 a 22.00 horas, y que será ampliado hasta la medianoche «ante de que llegue el verano». También recuerda que la inversión (83.369 euros), que el alcalde calificó de «necesaria», se incluyó en el presupuesto a petición de un grupo de la oposición (Torrelavega Sí).

El número de aseos se ampliará «dependiendo del éxito que tengan», afirma el edil socialista, que hace un llamamiento para que se realice «un buen uso» de estas instalaciones en una ruta que utilizan a diario cientos de personas para «pasear o hacer deporte». Urraca precisa que los aseos disponen en el interior de un inodoro adaptado, con una barra fija para apoyo y otra abatible para facilitar el acceso a personas con discapacidad. La estructura principal está construida a partir de perfiles de acero inoxidable, mientras que el exterior tiene un recubrimiento de chapa de acero Corten. El método de apertura es mediante un lector de banda magnética para el que sirve cualquier tarjeta. Una vez que se accede, el tiempo de uso es de 15 minutos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos