Medio Ambiente da luz verde a la nueva ordenanza de bienestar animal

Un vecino pasea su perro en el parque Manuel Barquín./Luis Palomeque
Un vecino pasea su perro en el parque Manuel Barquín. / Luis Palomeque

El reglamento establece el 31 de diciembre de 2024 como fecha límite para lograr el objetivo de sacrificio cero

José Ignacio Arminio
JOSÉ IGNACIO ARMINIOTorrelavega

La Comisión de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Torrelavega ha dictaminado favorablemente la nueva ordenanza de Protección y Bienestar Animal, gracias a los votos del equipo de gobierno (PSOE-PRC), el grupo Torrelavega Sí y el concejal no adscrito Rufino Sasián. La propuesta de aprobación del documento, elaborado en la presente legislatura, será debatida en un próximo pleno de la Corporación.

El concejal de Medio Ambiente y Salud Pública, José Luis Urraca Casal, ha resaltado que la nueva ordenanza «supone un paso importante dado su elevado nivel de protección comparado con el que había hasta ahora» y ha agradecido el trabajo de todos los que han participado para conseguirlo, desde las protectoras de animales y grupos políticos hasta el colegio de veterinarios y los técnicos municipales.

La ordenanza tiene como objeto regular la protección, el bienestar animal, la tenencia responsable y las interrelaciones y buena convivencia entre las personas y los animales, estableciendo también las obligaciones de sus titulares. El texto deroga la anterior ordenanza, vigente desde 2004, y la actualiza en base a la experiencia en su aplicación y a las nuevas regulaciones y directrices europeas y españolas, considerando a los animales seres que sienten.

Establece el horizonte del sacrificio cero -principio inspirador de la ordenanza- para el 31 de diciembre de 2024. Pero, y ahí radica la importancia del nuevo texto, introduce políticas a seguir por la Corporación para alcanzar ese objetivo en la práctica. Por ejemplo, a través de campañas, medidas, acciones directas y de formación dirigidas específicamente a la identificación, esterilización y adopción responsable de animales, lo que «confiere un sentido realista a este propósito y evita que se quede en una aspiración carente de rigor».

Entre esas medidas destaca cómo aumenta de 10 a 40 días el plazo que el Ayuntamiento tiene que mantener los animales abandonados o extraviados en el centro de recogida. Y ello redundará en más plazo para que la gente pueda adoptar los animales abandonados.

Para asegurar su bienestar, se introduce la regulación de las condiciones que han de tener los lugares de alojamiento o albergue de los animales de compañía, estableciendo unas dimensiones mínimas en función del peso de los animales. Introduce también la habilitación de espacios de esparcimiento para los animales de compañía por el Ayuntamiento y los requisitos que se deben cumplir para el traslado y transporte de animales en vehículos.