Los ciudadanos quieren para el Manuel Barquín un parque más accesible, natural y conectado con la ciudad

Los ciudadanos quieren para el Manuel Barquín un parque más accesible, natural y conectado con la ciudad
Luis Palomeque

El proyecto participativo para diseñar el espacio finaliza con una decena de propuestas ciudadanas

DM .
DM .Santander

La reforma integral del parque Manuel Barquín ha dado para muchas opiniones contrapuestas. Unos a favor del nuevo diseño del espacio y otros en contra. En medio, el proceso participativo planteado por el Ayuntamiento.

Una propuesta de la que ahora se extraen conclusiones. Las principales son la necesidad de que el proyecto se centre en la accesibilidad universal, la conectividad con el resto de la ciudad, la «naturalización» de los elementos o la seguridad.

La primera fase se ha desarrollado de septiembre a diciembre, con tres sesiones presenciales colectivas y se ha realizado una encuesta difundida tanto online como en papel en la que han participado en torno a 200 personas, así como colectivos que han asistido a las tres sesiones, como Torrearboleda, AMICA, Ecologistas en Acción, Refugio Canino Torres, Grupo Quercus o la Asociación Tolerancia Cero al Bullying, así como asociaciones de mayores y representantes de grupos políticos.En una tercera sesión se ha elaborado un decálogo con todas las concusiones recogidas, que tendrán que incluirse en el proyecto del nuevo parque.

Que sea accesible e inclusivo, sostenible en el tiempo, respetuoso con el medio ambiente, mejor conectado con la ciudad, con una vegetación sana y fuerte, con gestión pública y participación de asociaciones y colectivos, que aproveche los equipamientos existentes, respetado por el ocio, compartido por personas y animales de compañía, y con materiales naturales y en armonía con el entorno son las peticiones recogidas.

La segunda fase del proceso participativo consiste en elaborar un anteproyecto técnico del diseño que tendrá el futuro espacio y del que surgirá el proyecto de ejecución, que, según las previsiones, estará finalizado a mediados de marzo.

El concejal del área de Parques y Jardines, José Luis Urraca, y una de las arquitectas de Pez Estudio, Inés Sebastián, han destacado la «singularidad» de este proceso, que «lo hace único», ya que «pocas veces desde la administración pública la génesis de un proyecto es la participación social», con el fin de obtener una «visión integral» que esté «consensuada» y «desde todos los puntos de vista».