El parque Manuel Barquín languidece

Cuatro vecinos descansan en uno de los bancos a la sombra del parque Manuel Barquín./Luis Palomeque
Cuatro vecinos descansan en uno de los bancos a la sombra del parque Manuel Barquín. / Luis Palomeque

El pulmón verde del centro de la ciudad acentúa su deterioro a la espera de unas reformas que no llegan

David Carrera
DAVID CARRERATorrelavega

El parque Manuel Barquín continúa esperando su anunciado y necesario lavado de cara. Y mientras su deterioro se sigue acentuando en una esquina de este pulmón verde de la ciudad se culmina estos días el gran proyecto de construcción del parque infantil cubierto, con un presupuesto de medio millón de euros y una estructura de madera y acristalada de diez metros de altura. Con el paso de los años el Manuel Barquín, el gran espacio verde de referencia de la ciudad, presenta en la actualidad un aspecto tremendamente degradado, con bancos rotos, jardineras secas y sin un mínimo decoro en una vegetación que ya es casi inexistente.

Ya ha pasado más de un año desde que la Concejalía de Medio Ambiente se comprometiera a hacer una renovación de los paseos, a raíz de que se conocieran unos informes de Parques y Jardines en los que se alertaba del delicado estado de salud de algunos de sus árboles. Entonces, el Ayuntamiento se comprometió a sustituir el arbolado dañado, pero también a darle una vuelta a un espacio que lleva años sin tocar. Un ejemplo de ello son los bancos, muchos rotos y desfasados, y que se han empezado a sustituir, y los parterres secos y sin vida alguna. Marisol Rodríguez, vecina de la zona dice que «los bancos están abandonados, algunos rotos, otros llenos de humedad en las zonas de sombra, y muchos envejecidos y sucios». En su opinión, «es una pena que un espacio como éste, en el centro de la ciudad presente el estado actual, mientras al otro lado se gastan medio millón de euros en una zona de juegos».

Pero no solo los vecinos lamentan el estado del parque urbano. Desde la oposición, Torrelavega Sí también constata la «grave decadencia y abandono, las muchas deficiencias y el evidente empobrecimiento» del mobiliario que padece el parque Manuel Barquín. «Un hecho -a su juicio- especialmente doloso cuando en esa misma zona verde se está procediendo a levantar una estructura desproporcionada, que ha significado un elevado coste para las arcas municipales».

«Da pena gastar medio millón de euros en la cubierta y tener el resto del parque abandonado»

Para la formación otro enclave del parque en el que resultan especialmente evidentes los signos de abandono y decadencia es el Auditorio Lucio Lázaro. «Un espacio fundamentalmente sucio, residual, como de suburbio», señala. Todo este abandono y decadencia contrasta, insiste Torrelavega Sí, «con la faraónica cubierta para columpios que se esta instalando en la zona infantil de este parque», apunta.

Otro vecino, Julio Sanz, muy crítico con la tala de árboles para la construcción del parque infantil cubierto, destaca que basta un simple paseo por los caminos y avenidas del Manuel Barquín para comprobar «la absoluta falta de mantenimiento que padece el mobiliario allí instalado». «Bancos comidos por la humedad, sucios y cubiertos de verdín y excrementos de ave», resume.

«Endémica situación»

Integrantes del colectivo Torrearboleda critican la «endémica situación de abandono» del parque, y recuerdan que meses después de celebrarse la primera reunión de la Mesa del Parque «sigue sin hacerse absolutamente nada por mejorar su arbolado y terrenos», mientras «el aspecto del parque empeora de año en año, y las únicas actuaciones que se han llevado a cabo en esta legislatura son una pista de palas, que apenas se utiliza, y una cubierta para un parque infantil que se ha llevado por delante unos cuantos árboles que tan solo hace unos pocos meses estaban completamente sanos y frondosos».

Bancos en mal estado, farolas sucias, pasillos con el firme destrozado, grandes pozas cuando llueve, inundaciones hasta hace bien poco, bordillos rotos, y destrozos en el arbolado. Ante este panorama, desde Torrearboleda demandan que por parte de técnicos cualificados o una empresa externa especializada se profundice en el estudio del arbolado y sus terrenos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos