Paruvi recurre la decisión de la Comisión de Urbanismo sobre sus naves de Tanos y pide su legalización

Paruvi recurre la decisión de la Comisión de Urbanismo sobre sus naves de Tanos y pide su legalización
Luis Palomeque

DM .
DM .Santander

El concejal no adscrito en Torrelavega Rufino Sasián ha presentado un recurso de alzada contra la decisión de la Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo (Crotu), que declaró prescrita la construcción ilegal antes de 2001 de varias naves de su empresa Paruvi en Tanos

En su escrito dirigido al Consejo de Gobierno de Cantabria, el empresario solicita que se deje sin efecto la resolución de la Crotu y se declare «la procedencia de la legalización de todas las instalaciones existentes» propiedad de Paruvi, ubicada en el barrio La Llaniega, las levantadas antes y después de 2001.

En su recurso al que Efe ha tenido acceso, el empresario insiste en que las construcciones recibieron en abril de 2018 un informe favorable de la Consejería de Industria aludiendo al interés social de la legalización de las naves construidas y de las dos nuevas levantadas más tarde, informe que la Crotu no ha tenido en cuenta.

La Crotu declaró prescrita a comienzos de abril la infracción por las construcciones ilegales anteriores a 2001, denegó la legalización de las construidas a partir de esa fecha y no autorizó la construcción de dos nuevas en suelo no urbanizable, sin que exista obligación de restituir los terrenos a su estado anterior.

Para el organismo, el volumen de las instalaciones existentes y previstas, y que se ubiquen en un suelo clasificado como urbanizable no programado industrial, supone que el conjunto es «un pequeño polígono industrial», siendo preciso para su legalización el desarrollar urbanísticamente esta área, algo que no se ha hecho.

Para fundamentar su conclusión, la Crotu recuerda que la solicitud de legalización afecta a un conjunto de naves que suman 3.657 metros cuadrados, construidas en una finca 20.355 de suelo y separadas por un camino vecinal, solares donde se pretende construir dos naves más de 908 y 903 metros cuadrados.

Así mismo, la empresa prendía legalizar un aparcamiento de camiones en otra parcela de 3.826 metros cuadrados, distanciada 100 metros del conjunto de las instalaciones, en un suelo urbanizable no programado, asimilable al urbanizable residual, que sigue el régimen jurídico del suelo rústico de protección ordinaria.

El informe técnico analiza las construcciones efectuadas en la parcela, y concluye que la edificación original ya existía en el año 1989, y que antes del 2001 ya se efectúo el cambio de uso y ampliación de una edificación adosada en una superficie construida de 1.098 metros cuadrados.

También pone en evidencia que en ese momento se construyeron tres nuevas naves de 1.622 metros cuadrados y se urbanizó la zona destinada para aparcamiento, mientras que entre 2005 y 2007 la empresa construyó otras cuatro naves de 935 metros cuadrados.

La resolución de la Crotu recoge parte de los argumentos ya esgrimidos en octubre de 2017 en un informe jurídico de la Dirección General de Urbanismo del Gobierno de Cantabria, que proponía legalizar parte de las naves de Paruvi, que llevan más de 20 años construidas y funcionando sin licencia.