La polémica ordenanza de terrazas de Torrelavega busca consenso para poder aplicarse

Zona de terrazas situada en la céntrica Plaza Baldomero Iglesias. /Luis Palomeque
Zona de terrazas situada en la céntrica Plaza Baldomero Iglesias. / Luis Palomeque

Grupos políticos, técnicos y hosteleros se reunirán este mes para revisar la normativa municipal que entró en vigor el año pasado

José Ignacio Arminio
JOSÉ IGNACIO ARMINIOTorrelavega

La nueva ordenanza municipal que regula la ocupación del dominio público con mesas, sillas e instalaciones complementarias entró en vigor hace un año en Torrelavega, pero lo hizo con mal pie. La conocida popularmente como ordenanza de las terrazas encontró rechazo en algunos grupos de la oposición y, sobre todo, en el sector hostelero, que amenazó con movilizarse. Después de no pocas críticas y algún anuncio de posible marcha atrás por parte del Ayuntamiento, el equipo de gobierno (PSOE-PRC) y un grupo de la oposición (Torrelavega Sí) acordaron en agosto cambiar la ordenanza «de forma inmediata», apostando por el consenso y fijando como fecha límite el 30 de septiembre.

Cumpliendo lo pactado, este mes se reunirán representantes del equipo de gobierno, la oposición, el sector hostelero y los técnicos, con el fin de 'limar' las asperezas detectadas en la normativa, sobre todo en lo referente a distancias e importe de las tasas. Así lo ha anunciado el concejal de Hacienda, Pedro Pérez Noriega, que ya le ha comunicado a los técnicos municipales los puntos a revisar, especialmente «las distancias a colindantes, las estructuras fijas y las que no lo son, y las zonas en las que ahora no se pueden instalar terrazas».

Respecto a las cuotas, uno de los asuntos que ha desatado más protestas por parte de los hosteleros, el equipo de gobierno propondrá una rebaja del 10%, que este año «se aplicaría con carácter retroactivo». Si no hay complicaciones, la revisión de la controvertida normativa podría entrar en vigor antes de que concluya 2018, una vez superados los plazos de exposición pública y los acuerdos plenarios, según ha explicado Pérez Noriega.

«Encantados»

Ángel Cuevas, presidente de la Asociación Empresarial de Hostelería de Cantabria (AEHC), afirma que están «encantados» de que el Ayuntamiento quiera solucionar el problema por la vía del consenso. Cuevas recuerda que en abril alcanzaron un acuerdo con el equipo de gobierno en dos aspectos: «Por una parte, los hosteleros que quisieran apilar el mobiliario en el exterior del establecimiento iban a poder hacerlo en la mayoría de los casos rellenando una instancia, y por otro lado, los precios a aplicar serían similares a los anteriores o con una ligera subida». El presidente de la AEHC recuerda que «hubo un momento en el que parecía que se iba a pagar el doble en algunos casos, pero eso está paralizado».

El equipo de gobierno y Torrelavega Sí pactaron en agosto cambiarla «de forma inmediata»

Arturo Roiz, portavoz de Torrelavega Sí, urge a socialistas y regionalistas a iniciar las negociaciones para revisar la ordenanza, cumpliendo así con el compromiso adquirido este verano, dentro del pacto firmado para aprobar el Presupuesto de este año. El objetivo de Torrelavega Sí es claro: «Nosotros siempre hemos apostado por el equilibrio entre las demandas de los hosteleros y las del resto de ciudadanos, un equilibrio que rompió la nueva ordenanza y que es posible recuperar a través del diálogo y el consenso entre todos». Roiz recuerda que el sector hostelero es «muy importante» en la ciudad y que «hay muchos puestos de trabajo en juego».

Multas

La normativa que ahora se pretende revisar, prevé sanciones de hasta 3.000 euros, dependiendo de si las infracciones son leves, graves o muy graves. El objetivo principal es corregir el descontrol que habían provocado en la ciudad los establecimientos que no cumplían la ordenanza de terrazas, ocupando, en la mayoría de los casos, más espacio público del autorizado. Son consideradas infracciones leves (hasta 400 euros) cuestiones como la falta de ornato o limpieza, y el incumplimiento de la obligación de retirar el mobiliario de la terraza una vez finalizado el horario.

Infracciones graves (entre 750 y 1.500 euros) son la comisión de dos faltas leves en un año, la instalación de mesas y sillas sin autorización, la colocación de instrumentos o equipos musicales que ocasionen molestias a los vecinos, el exceso de ocupación, la colocación de publicidad sin autorización o la falta de reposición del pavimento afectado por una instalación que conlleve algún tipo de anclaje. La normativa considera infracciones muy graves (entre 1.500 y 3.000 euros) la comisión de dos faltas graves en un año, la instalación de mesas y sillas que no resulte legalizable; la reducción del ancho de la acera o el paso peatonal que incumpla la normativa de accesibilidad; molestias graves a los vecinos derivadas del incumplimiento reiterado de la ordenanza, falta de consideración u obstaculizar la labor de los funcionarios o agentes de la autoridad, y el incumplimiento de la obligación de retirar el mobiliario de la terraza una vez superado en 60 minutos el horario permitido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos