La Policía de Torrelavega ya puede multar a los dueños de los perros que no recojan sus excrementos

Vecinos de Torrelavega caminan en compañía de sus mascotas por el centro de la ciudad. /Luis Palomeque
Vecinos de Torrelavega caminan en compañía de sus mascotas por el centro de la ciudad. / Luis Palomeque

Los cambios en la ordenanza municipal de convivencia ciudadana pretenden acabar con la mala imagen y suciedad de las calles del casco urbano

David Carrera
DAVID CARRERATorrelavega

La Policía Local de Torrelavega, con la colaboración de las Concejalías de Medio Ambiente, Salud Pública y Recursos Humanos y la de Seguridad Ciudadana, va a comenzar a multar a los dueños de los perros que no retiren de las calles sus excrementos. Es una de las principales novedades introducidas en la nueva Ordenanza Reguladora de la Protección de Bienes Públicos de Titularidad Municipal y de Mantenimiento de la Convivencia Ciudadana, que hasta ahora solo autorizaba a los agentes de la Policía Local a obligar a los propietarios de mascotas a retirar las deposiciones de la vía pública sin embargo ahora, tras la modificación de la normativa, pueden denunciar a los ciudadanos en caso de ser sorprendidos con la correspondiente multa. Unas sanciones, que aunque aún no están cuantificadas por el Ayuntamiento, pueden llegar en algunos casos a los 300 euros. De hecho, hay ayuntamientos que recientemente han modificado sus ordenanzas en esta materia y establecen multas por no vacunar anualmente de rabia o por no identificar mediante microchip de hasta 6.000 euros, mientras que las sanciones por no retirar los excrementos de la vía pública pueden llegar a los 1.500 euros.

La Concejalía de Medio Ambiente sigue firme en su intento de mejorar la limpieza en la ciudad y además de modificar la ordenanza para que los dueños puedan ser multados en caso de conductas incívicas, pondrá en marcha una campaña de concienciación social.

El objetivo del Ayuntamiento es la mejora de la imagen de las calles de Torrelavega y para ello se pedirá a los agentes de la Policía Local que intensifiquen la vigilancia para identificar y sancionar a aquellos dueños de animales que no recojan los excrementos en la vía pública, con el fin de acabar con el mal aspecto y suciedad de los espacios públicos del casco urbano, y evitar el riesgo sanitario que la presencia de excrementos en calles, parques y jardines supone para el resto de ciudadanos. Además, se pretende evitar que se depositen comidas y bebidas en calles, parques, jardines y solares para alimentar a animales callejeros, lo que conlleva la aparición de perros vagabundos, colonias de gatos y de palomas incontroladas y aparición y persistencia de plagas urbanas como son las ratas, con las consiguientes molestias para los ciudadanos y riesgo para la salud pública. De esta forma, a partir de mañana, una vez que se apruebe la nueva ordenanza municipal en el Pleno de esta tarde, la Policía Local incrementará las actuaciones de vigilancia y denuncia de estas acciones.

Desaparece la necesidad de los agentes de la Policía de apercibir al infractor con carácter previo

Los propietarios de fincas están obligados a mantener éstas en condiciones de salubridad

El uso de la pirotecnia queda regulado y sometido a supervisión de la autoridad municipal

Esta nueva normativa también contempla limitaciones al uso de la pirotecnia, multas a las fincas en mal estado, prohibición de alimentar a los animales en la vía pública, entre las modificaciones y deberá ser ratificada por el Pleno de hoy. Asimismo, desaparece la necesidad de los agentes de la Policía municipal de apercibir con carácter previo al infractor de la ordenanza y la multa se impondrá si se observa el incumplimiento de la obligación de recoger los excrementos. Las personas titulares, responsables y tenedores de animales domésticos deberán evitar en todo momento que causen daños o ensucien espacios públicos y fachadas de los edificios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos