Torres estrenará en noviembre el área de descanso junto al carril bici a Suances

Los trabajos se realizan a petición de la Asociación de Vecinos San Pedro./Luis Palomeque
Los trabajos se realizan a petición de la Asociación de Vecinos San Pedro. / Luis Palomeque

La obra se ejecuta en una finca de mil metros cuadrados que estaba degradada y fue cedida por la empresa AZSA

José Ignacio Arminio
JOSÉ IGNACIO ARMINIOTorrelavega

El pueblo de Torres (Torrelavega) contará con una zona de descanso junto al carril bici a partir de noviembre. Así lo ha indicado el concejal de Medio Ambiente, Salud Pública e Infraestructura Verde, José Luis Urraca Casal, tras comprobar que las obras se ejecutan «con normalidad» y la zona está quedando «muy bien». La Asociación de Vecinos San Pedro venía reclamando al Ayuntamiento el acondicionamiento del lugar como zona de estancia y recreo.

La parcela, situada junto al barrio de El Milagro y el carril bici que discurre entre Suances y Barros, tiene una superficie de mil metros cuadrados, se encontraba en desuso y degradada, y fue cedida al Consistorio por AZSA, la empresa que explotó la mina de zinc hasta su cierre en 2003. El edil de Medio Ambiente ha precisado que esta obra que realiza la empresa Riu supone una inversión de 114.345 euros, forma parte del desarrollo del Anillo Verde de la ciudad y se suma a la recuperación ambiental que se está llevando a cabo en la finca de La Ceña, entre Nueva Ciudad y Campuzano, junto al campus universitario.

El proyecto de Torres tiene un plazo de ejecución de tres meses y prevé convertir una zona degradada en un área que incluirá un espacio con bancos a modo de mirador con vistas a la ciudad; una zona para los mayores con elementos de ejercicio biosaludables; apartados con elementos de juego infantiles, una fuente, alumbrado, arbolado y una zona de aparcamiento en la que se habilitarán nueve plazas. Urraca Casal ha indicado que también se realizarán nuevos rellenos de tierra y una zona de cimentación, con unos muros de mampostería para nivelar el terreno.

Esta inversión dotará a la localidad de Torres de una zona de «estancia y recreo» de la que actualmente carece y va a poder ser aprovechada y disfrutada por «vecinos, paseantes y usuarios que recorren diariamente el carril bici». Además, permitirá «conectar» el carril bici con la zona de viviendas.

Los trabajos se realizan en unos terrenos cuyo uso público ha sido cedido por la empresa AZSA, tras la firma de un convenio con el Ayuntamiento. Precisamente este convenio fue ampliado en superficie el año pasado entre la compañía minera y el Consistorio, momento que se aprovechó para encargar el proyecto para su realización. En recuerdo y homenaje al pasado minero del pueblo de Torres, se tratará de dotar a este área de algún elemento alegórico. «Supondrá la incorporación a la trama existente de espacios verdes y ciclables, de un nuevo espacio de estancia, juego y reunión», concluye Urraca Casal.