Última concentración del año para rechazar la violencia machista

Última concentración del año para rechazar la violencia machista

En la avenida de España se han colocado nuevas siluetas para recordar a la víctima más reciente, Laura Luelmo

EUROPA PRESS

Coincidiendo con el último viernes del mes, y en este caso también del año, hoy se ha desarrollado una nueva concentración contra la violencia de género organizada por el Consejo de la Mujer de Torrelavega, en la avenida de España, donde se han colocado nuevas siluetas alusivas a Laura Luelmo, la más reciente víctima de la violencia machista, así como otras dos, representando un niño y una niña, en memoria de las víctimas infantiles de este tipo de violencia.

Han asistido al acto varias decenas de personas, entre ellas representantes del Consejo de la Mujer, el alcalde de Torrelavega, José Manuel Cruz Viadero, la concejala de Igualdad, Patricia Portilla, y el edil de ACPT, Iván Martínez.

Según los turnos de participación establecidos, hoy era el de Podemos y de la Asociación 'Tolerancia 0 Al Bullying' cuya presidenta, Lourdes Verdeja, ha actuado como portavoz, leyendo un manifiesto en el que ha puesto el foco sobre «otras 10 vidas inocentes» junto a las mujeres asesinadas el último año por violencia de género o a manos de hombres, en referencia a los 10 niños que han muerto en 2018, de los que solo tres se han considerado en las cifras oficiales.

Verdeja ha recordado que el acoso escolar es conocido como el antecesor de la violencia de género en jóvenes, y ha reclamado «la concienciación en sociedad para que la convivencia se construya como aprendizaje y que ésta sea una competencia de toda la ciudadanía, para dar una respuesta efectiva contra la violencia tanto en mujeres como en niños».

Por su parte, la concejala de Igualdad ha explicado que la última silueta colocada en la avenida de España rinde homenaje y recuerdo a Laura Luelmo, recientemente asesinada, recordando que con estas concentraciones mensuales se pretende «visibilizar una problemática que constituye una forma de terrorismo contra la mujer, que ha segado la vida de 50 mujeres este año».

Portilla ha subrayado que las administraciones tienen que volcar «todos sus recursos» y «poder» en eliminar esta violencia, así como en legislar «para que los criminales paguen por estos crímenes que están cometiendo».