La campaña de menor, positiva, aunque menos

La temporada de caza menor en Cantabria no ha discurrido por los mismos derroteros que la de jabalí, especie reina en lo que a la mayor se refiere, aunque no puede decirse que haya sido negativa. La becada, verdadera reina de los montes cántabros, ha vivido un año que puede considerarse normal, no tan bueno como el anterior, en el que los cientos de aficionados a la sorda vivieron una temporada que, sin duda, quedará para el recuerdo, pero sí positivo. Este año, la presencia de 'damas del bosque' en los diferentes montes cántabros ha sido algo menor y, por tanto, las capturas se han reducido, aunque se han mantenido en niveles aceptables. En el resto de las especies las cosas han discurrido por caminos similares. La liebre, siempre atractiva, sigue en cifras bajas, aunque eso sí, los aficionados a su caza siguen sin cambiarla por nada. Incluso se aprecia una ligera recuperación de la especie autóctona en algunas zonas del interior, lo mismo que la perdiz, que aunque este año ha seguido sin cazarse, si podría incluirse, al menos en algunas áreas del sur de la región en las que la recuperación de la 'patirroja' es lenta pero segura, en la próxima orden de vedas. También fue bien la cosa para los aficionados en lo que a la caza de las especies migratorias se refiere, y es que este año ha habido 'pasos' para dar y tomar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos