¿Qué leen los escritores?

JAVIER MENÉNDEZ LLAMAZARES
¿Qué leen los escritores?

Sea para seguir la actualidad, para documentarse sobre un tema concreto o para ambientar una nueva obra, internet es una enorme fuente de información a la que recurren con asiduidad los autores literarios. Pero, ¿qué busca un escritor en la red?

Aunque prácticamente todos reconocen utilizar la red como fuente de información, a través de la prensa o de páginas especializadas, y también como recurso documental, con el que investigar los temas que puntualmente tratan, existen también otros focos de interés como los espacios de crítica literaria, los dietarios de escritores en forma de blog, las revistas culturales o las páginas de periodistas culturales.

El apego al papel es una constante entre nuestros autores, aunque prácticamente todos tienen presencia en la red mediante sus páginas, y muchos mantienen incluso un blog. Es sabido que los escritores son, primordialmente, grandes lectores, pero ¿qué leen en la red?

A través de las páginas «favoritas» de algunos escritores de la literatura española del momento trataremos de encontrar algunas coordenadas recomendables del mapa del ciberespacio literario.

Documentación e inspiración

El escritor Jesús Ferrero, tras asumir que internet forma parte ya de nuestra realidad cotidiana, nos desvela que, para él, «no es sólo una herramienta de documentación durante las primeras fases de mi trabajo, o de lectura tanto de textos raros como de prensa diaria, sino un instrumento privilegiado de observación de la nueva realidad. Lo que más consulto son noticias científicas y de sucesos, para inspirarme y sacar de ellas ideas que se ven reflejadas en mis textos».

Curiosamente, el último premio Anagrama tiene entre sus blogs favoritos el del finalista, Agustín Fernández Mallo, 'El hombre que salió de la tarta'. Otro de sus destinos preferidos es la bitácora de la escritora asturiana Ana Rodríguez Fischer, aunque Ferrero reconoce que la mayor parte del tiempo que dedica a blogs debe invertirlo en el mantenimiento de su propio blog -en el mega-espacio Club Cultura-, dedicándolo a la redacción de entradas, la lectura de las reacciones de los visitantes y la respuesta a los comentarios.

Sin rumbo fijo

Lola Beccaria mantiene en su espacio oficial un curioso blog 'El bocado exquisito', que tan sólo tiene una entrada: una página en blanco. La ganadora del último premio Azorín de novela se decanta por una navegación más espontánea: «No sigo una norma o un esquema preconcebido, ni tengo páginas de lectura fijas. Voy adonde la navegación diaria me va llevando», si bien su herramienta fundamental son los buscadores, pues habitualmente consulta la red en busca de información concreta. Otro foco de interés son los blogs literarios, entre los que destaca 'El Escorpión', de Alejandro Gándara. «Además, leo de vez en cuando las páginas y blogs personales de amigos que tengo agregados en Facebook, como Celia Santos, Anika Entre Libros o Anita Noire, entre otros».

Para José Ovejero, «si algo sobra en este mundo son opiniones, y por eso en mi blog no opino, sólo cito».

El ganador del Premio Primavera de Novela 2005 admite realizar un uso intensivo de internet como fuente de información, aunque siempre según las necesidades puntuales: «salvo prensa, no leo casi nada de manera regular; las únicas cosas que consulto de vez en cuando son la página de la revista digital 'Frontera-D', el blog del crítico y profesor de literatura Fernando Valls 'La Nave de los locos' y algún sitio de crítica literaria como 'El placer de la lectura'.

El oficio

La escritora gallega Almudena Solana está suscrita a la edición digital de 'The New Yorker' y otras publicaciones especializadas. «Cuando persigo un tema concreto, todo me interesa, aunque generalmente mis lecturas de Internet recuperan columnas y artículos que no me dio tiempo a leer en papel».

A pesar de no tener demasiado tiempo para blogs ajenos, el novelista Ignacio del Valle sigue la bitácora del escritor peruano Iván Thays 'Moleskine literario'. El autor de 'Los demonios de Berlín' también recomienda 'The cool hunter', una página de tendencias. Del Valle mantiene desde junio de 2007 la bitácora 'El marfil de la torre'.

Tampoco admite gran interés por las bitácoras Fernando Marías, el último ganador del Premio Primavera de novela, quien sigue los blogs de Rafael Reig y de Pedro de Paz, «pero solo porque son amigos, los blogs no me interesan».

Leticia Sánchez, autora de 'Los libros luciérnaga', tiene entre sus marcadores destacados el blog de Mario Moliner, que se ocupa del uso del español. «Mario es un profesor de Literatura jubilado que se dedica a velar por nuestras palabras y tratar a cañonazos todos los errores que cometemos en los medios».

Entre los favoritos de ganadora del Emilio Alarcos de Novela está también 'Literaturas.com' y 'Club Cultura'.

El poeta José María Cumbreño, último ganador del premio Alegría, recomienda el blog 'Estado crítico': «Supone una referencia para estar al día de las novedades literarias en lengua española. Sus autores son un grupo de críticos sevillanos que reseñan libros con pasión y honradez». Entre sus favoritos está también 'Diario de un Savonarola', el blog del escritor y editor Luis Felipe Comendador, «una personas más interesantes que conozco. En su blog el lector puede encontrar de todo: desde simples desahogos hasta la obra que ha escrito o dibujado cinco minutos antes. No tiene desperdicio».

Dispersión

A Inmaculada de la Fuente, la red le «abre horizontes y a la vez me dispersa; no sigo una rutina lectora en Internet. Brujuleo de vez en cuando por algunos blogs por alguna razón concreta o por seguir un autor, pero no tengo definidos favoritos, como me ocurre -o más bien me ocurría- con algunos columnistas de periódicos». No obstante, la autora de 'La Roja y la falangista' visita con cierta frecuencia páginas como 'La nave de los locos', los blogs de Jesús Ferrero o Eugenia Rico, la revista cultural 'Divertinajes', además de la 'Biblioteca de mujeres artistas'. «Desde que estoy en Facebook también leo algunos días el blog de Ignacio del Valle y de Novalis», añade.

A la antigua usanza

Julio Llamazares admite que la red no está entre sus fuentes de información principales: «en esto (y en otras cosas, supongo), soy un escritor antiguo».

Sin embargo, fue uno de los primeros novelistas españoles en sustituir la máquina de escribir por el procesador de texto, ya en los años ochenta. Pero el papel no es sólo asunto de clásicos; Jesús Marchamalo nunca lee «en Internet nada que pueda leer en papel», y el uso que da a la red es meramente instrumental, como fuente de información, aunque suele visitar algunas páginas, como la del escritor y periodista cultural Antón Castro. Algo parecido le ocurre al presidente de la Comisión de Nuevas Tecnologías de la Asociación Colegial de Escritores, Antonio Gómez Rufo: «No leo blogs; tan sólo ocasionalmente, si algún un amigo me pide que lea un post determinado».

Incluso una joven autora como Eugenia Rico asegura sigue leyendo sobre todo en papel llevándome los libros a la cama para que me cuenten historias al oído», aunque no deja de acudir a la red para casos puntuales, ya que «en Internet leo a veces relatos difíciles de encontrar, como 'The Willows' un libro maravilloso que no está traducido en español».