Los mercados cobran a España un 20% más por el dinero que le prestan

El FMI urge al Gobierno central a adoptar medidas 'creíbles' para reducir el déficit

M. J. ALEGREMADRID.
Un día más continuó el castigo al Ibex-35, que perdió el 2,9%. ::
                            
                            EFE/
Un día más continuó el castigo al Ibex-35, que perdió el 2,9%. :: EFE

El miedo al contagio de la crisis griega se extiende. La deuda del Reino de España causa quebraderos de cabeza a los administradores públicos y al sector bancario. El Estado se financia sin dificultad, pero a un precio más elevado, mientras las entidades financieras, que tienen títulos públicos en sus carteras, empiezan a verse penalizadas. Este jueves, el Tesoro tuvo que pagar un 20% más que hace dos meses para captar recursos, si bien no tuvo dificultades para colocar 2.345 millones de euros a cinco años, puesto que la demanda superó los 5.522 millones de euros. Entre la subasta del pasado marzo y la actual, el tipo de interés a abonar ha pasado del 2,842% al 3,580%.

El sobrecoste parece justificado, porque la prima de riesgo país ha proseguido su escalada y llegado a marcar un diferencial de las obligaciones españolas, respecto al bono alemán equivalente, de hasta 140 puntos básicos, un nuevo máximo desde la creación del euro.

En plena tormenta de los mercados, cualquier comentario tiene impacto negativo, y a estos factores se sumó la urgencia con la que el Fondo Monetario Internacional reclama que España adopte medidas necesarias y 'creíbles' para reducir su déficit. Caroline Atkinson, portavoz del FMI, reconoció que el país ha presentado un programa de medidas «considerable», pero precisó que necesario ponerlo en marcha con celeridad para encaminarse hacia la estabilidad de las cuentas. «Esos pasos fundamentales son los que probablemente sean importantes para los mercados», dijo en una rueda de prensa.

Tampoco calmó los ánimos el inconsistente mensaje lanzado por el consejo del Banco Central Europeo en pro de la zona euro, cuando los mercados esperaban algún apoyo más firme frente a las turbulencias, como la adquisición de bonos soberanos griegos.

Por todo ello, las Bolsas españolas vivieron otra jornada de extrema volatilidad y fueron de un optimismo contenido a un pesimismo declarado. Los inversores se decantaron finalmente por abultadas ventas, con lo que el Ibex 35 perdió un 2,9% y cerró en 9.352,6 puntos. En sólo cuatro jornadas seguidas de 'números rojos' se ha perdido casi un 11% del valor, y en la sesión del jueves los bancos se vieron severamente penalizados: Santander cedió el 4,59% y BBVA el 4,76%.

Los principales mercados europeos cerraron con retrocesos aunque, por paradoja, la Bolsa de Atenas tuvo un leve repunte del 0,98%. La bolsa de Londres perdió el 1,52%, París 2,20% y Francfort 0,88%. A otros les fue peor. Milán cedió nada menos que el 4,26% por el efecto contagio. El mercado se mostró muy preocupado por los rumores de una posible rebaja de la calificación de la deuda italiana por parte de la agencia Standard & Poors, y el índice Mibtel 30 llegó a perder en algunos momentos el 6% por el hundimiento de los títulos bancarios. Mediobanca se dejó finalmente el 8%, Intesa Sanpaolo el 7,73% y UniCredit el 7,4%.

En el caso de Italia, como en el de España, en el desplome tuvo un peso considerable la advertencia de otra gran agencia de calificación, Moody's, de que el deterioro de la deuda de una serie de países del sur de Europa va a incidir en la solvencia de sus sistemas bancarios. Los bancos españoles han llegado a atesorar un importante volumen de títulos públicos del Estado y las Comunidades Autónomas.