Chema Puente redescubre a 'Pick'

Este disco marinero, en el que el músico de Cueto aparca el rabel, será presentado el próximo jueves en el Teatro de Casyc Su voz se convierte en canción y recitado de 18 poemas del poeta santanderino en 'Virar por avante'

MAXI DE LA PEÑASANTANDER.
Chema Puente, bajo la estatua de José del Río 'Pick'. ::
                             DANIEL PEDRIZA/
Chema Puente, bajo la estatua de José del Río 'Pick'. :: DANIEL PEDRIZA

Con estos versos, el sonido grabado del mar y la voz recitada de Chema Puente, se abre uno de los discos más singulares que se han grabado en los últimos años en Cantabria: 'Virar por avante', un homenaje a José del Río 'Pick' (Santander 1884-Madrid, 1964), el poeta del mar como viene inscrito en el pedestal de la estatua erguida en su honor en Reina Victoria. Este sexto disco en solitario de Puente era un viejo sueño que el artista de Cueto tenía en mente desde hace tiempo: festejar a este poeta santanderino que sorprendentemente no ha gozado de popularidad ciudadana. «Yo quiero con este disco que 'Pick' esté en la calle y sea conocida su poesía por la gente normal, porque él escribía del ambiente de la ciudad y del mar», explica el músico, que ha dejado el rabel guardado en un desván para mejor ocasión.

El disco ya se encuentra en las tiendas especializadas y superficies comerciales y será presentado el próximo jueves, día 24, en el Teatro de Casyc, a partir de las 20.30 horas, recital en el que estará acompañado por Ramón Fernández (guitarra flamenca), Luis Mari Sánchez (guitarra acústica), Cachimbo, que recitará la 'Trova a Pick' que le dedicó su padre Masio el de la Hayuela, mientras que la Asociación de Trajes La Tierruca vestirá de marineros a unos figurantes. Chema Puente cantará y recitará al viejo lobo de mar.

«Soy consciente del riesgo que asumo con este trabajo, pero siempre he pretendido ser un cantante popular, además de tradicional cuando toco el rabel». La figura de 'Pick' está asociado a su imaginario sentimental: «No me explico que su impronta no haya calado en Santander: un periodista ciudadano, un capitán de la Marina Mercante, un empleado de la antigua Junta de Obras del Puerto, poeta del mar, admirado por Gerardo Diego al que incluyó un texto suyo en una antología en la posguerra. Para mí, tiene todos los matices de poeta santanderino», asegura Chema Puente.

Su primer contacto con el poemario de José del Río data de cuando era bastante más joven: «Sus libros estaban agotados y en la Biblioteca Municipal hice una fotocopia de un librito titulado 'Versos del mar y de los viajes'». Esta fue la base de su relación iniciática con el autor, hasta que fue añadiendo en su bagaje otras lecturas posteriores como 'Hampa' y 'Versos de circunstancias', entre otros títulos.

Aunque el proyecto le rondaba en la cabeza desde hacía tiempo, es hace dos años cuando Chema Puente selecciona 18 poemas de aspectos relacionados con el mar, su amistad con Gerardo Diego ('El montañés en Soria'), su faceta de corresponsal de guerra en Melilla con el poema 'La guerra', y temas tan santanderinos como 'Las Atarazanas', 'Puertochico', 'Remeros de Cantabria' y 'Regreso'.

Chema Puente considera a 'Pick' un santanderino universal y cosmopolita, y prueba de ello es el interés que tiene en escribir sobre los burdeles que conoció por España en su libro 'Hampa', que tuvo una edición limitada en 1923 y del que ha elegido 'La que dormía en el café'.

Un proceso cuidadoso

La grabación comenzó en 2008 en los estudios Ibioson, bajo la producción y dirección musical de Ángel Santiago. Durante este tiempo se produjeron los lógicos parones, y se continuó el proceso de forma intermitente. El disco se estructura con cuatro canciones que surgen de las musicaciones del rabelista a los poemas 'Las tres hijas del capitán', un soneto convertido en aire de bulería; 'La que dormía en el café' (tango), 'El de los tres naufragios' (corrido mexicano) y 'Regreso' a ritmo de bolero. «Se tratan de músicas hispanas que a mí me llegan porque me resultan muy cercanas. Por ejemplo, el bolero está apegado a Santander por los barcos trans- oceánicos que iban a México».

En estos temas han aportado su talento instrumental Ramón Fernández, en la guitarra flamenca, Maribel Fernández, al acordeón, o Luis Mari Sánchez, en la guitarra acústica. La pianista Rosa Goitia pone su granito de arena en los poemas recitados por Chema Puente, caso de 'Profecía', con música de Chopin', o 'El montañés en Soria', con una pieza de Schumann, un compositor que gustaba mucho a «a ese gran pianista que también fue Gerardo Diego» y como evocación de aquellos salones de piano de las primeras décadas del siglo XX que estaban tan ligados a la burguesía santanderina en los edificios del Muelle (Paseo de Pereda) y El Sardinero. Todos los poemas cuentan con música ambiental o efectos de sonido, generalmente del mar.

Para muchos, entre ellos Ángel Santiago, ha sido todo un hallazgo su desconocida capacidad como rapsoda. «Como recitador de poemas ya hacía mis primeros pinitos con Benito Díaz y la panderetera Begoña Lozano en el Trío Cantabria». Y agrega: «Me siento heredero de Masio el de la Hayuela, por el contraste entre el recitado y la canción. Era un comunicador extraordinario y decía la poesía muy bien». Chema Puente no observa distancias insalvables entre la cultura urbana y rural: «Donde más me gusta cantar los romances sigue siendo en las cocinas de Polaciones».

El disco se ha elaborado a fuego lento, con mucho mimo, sabedor del material que tenía entre sus manos. «¿Qué si creo que aún perviven algunos retazos del Santander que describía con sus sencillos versos 'Pick'? No lo sé, pero en mí por lo menos vive, es mi refugio». Puente considera que Santander y el resto de Cantabria se lo deben todo al puerto de la capital «y se lo siguen debiendo porque es la columna vertebral de la región. Por el acceso de la Meseta se encuentra implantado el tejido industrial, lo que representa un ir y venir al puerto». Chema Puente subraya que aún queda en la ciudad un sustrato de la cultura marinera, por ejemplo cuando arriban unos veleros al Muelle Calderón.

«Todos hemos vivido el paseo con la abuela para ver a los barcos», recuerda con añoranza este santanderino de Cueto.

(del poema 'Regreso').

Fotos

Vídeos