Denuncian ante Patrimonio la ruina de la batería militar de La Cueva

El blog de Internet 'bucierovidasalvaje' se convierte en una plataforma de quejas sobre el estado del patrimonio natural y arquitectónico del monte

ÍÑIGO FERNÁNDEZSANTOÑA.
Antonio Ayllón contempla la playa de Berria desde la Batería de La Cueva. ::                             ROBERTO RUIZ/
Antonio Ayllón contempla la playa de Berria desde la Batería de La Cueva. :: ROBERTO RUIZ

Primero empezó con llamadas a la Policía Local y con quejas verbales ante los responsables municipales. Luego utilizó Internet para publicar fotografías sobre el estado de conservación del patrimonio natural y arquitectónico del Monte de Santoña, con el resultado de más de 4.500 visitas al blog 'bucierovidasalvaje' y no poca polémica en los comentarios. Últimamente, Antonio Ayllón ha terminado por elevar sus denuncias al Servicio de Patrimonio del Gobierno de Cantabria y al Seprona, basándose en las facultades que la Ley de Patrimonio de Cantabria otorga a todos los ciudadanos.

La más reciente de sus denuncias se refiere al estado de conservación de la Batería de La Cueva, situada en el extremo oriental de la playa de Berria (Santoña), en la carretera de acceso al faro del Pescador. Según consta en el escrito registrado en Patrimonio, la fortificación presenta un «estado de ruina acelerada» y un «inminente peligro de destrucción», pese a que el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Santoña lo tiene catalogado como inmueble de protección singular. Uno de sus muros ha cedido y la cubierta puede venirse abajo en cualquier momento. De ahí la denuncia.

«Ruina acelerada y abandono». Ése es el diagnóstico de Antonio. «No hay labores de limpieza. No hay ni ha habido labro alguna de conservación. No se impide el acceso de vehículos a sus rampas y plataformas. No hay cumplimiento de los preceptos de la ley: no se protege, ni defiende, ni realza», enumera.

Construida en 1811

Como la práctica totalidad de los elementos que componen el patrimonio militar del Monte de Santoña, la Batería de la Cueva fue construida en el siglo XIX. Se erigió en el año 1811 con el nombre de Batería Rouget, durante la ocupación napoleónica. Hoy es propiedad de Instituciones Penitenciarias.

Cuando fue construido, sobre sus paredes se grabaron distintos perfiles de navíos españoles, franceses, británicos y holandeses, para facilitar las tareas de los vigías en una época en la que aun no se había inventado la fotografía. Lo que ocurre es que, con el deterioro de los últimos años, los grabados son ya prácticamente imperceptibles. El principal y más característico valor de la Batería de la Cueva puede perderse de manera irreversible.

Por ello, la denuncia de Antonio Ayllón concluye con un «pido encarecidamente que con carácter urgente se protejan los grabados navales y no se sigan consintiendo pintadas, aparcamientos de vehículos y demás usos incompatibles con el más básico respeto a la ley y a la historia».

Otras iniciativas

Otras de sus iniciativas anteriores han tenido algún resultado. Por ejemplo, el interior del Fuerte de San Carlos ha sido limpiado por parte de los operarios de la brigada municipal, aunque persistan las pintadas en sus muros y fachadas, y del Polvorín de El Dueso también han sido retirados los vertidos y sus accesos clausurados, gracias al trabajo realizado por reclusos del centro penintenciario, al que pertenece el edificio

También ha habido fracasos. La acumulación de vertidos y basura en distintos puntos del Monte de Santoña es un asunto que no se ha solucionado, pese a las imágenes publicadas en el blog. En algunos puntos, como en la base del Fuerte de San Carlos o en la zona de la Corona -en los accesos a El Mazo-, la superficie sobre la que crece la vegetación es prácticamente de plástico. Allí hay latas, que la naturaleza tardará treinta años en asimilar, y plásticas, cuya asimilación puede retrasarse hasta cuatrocientos maños. El problema es que no es fácil limpiar el monte, pues algunos de los depósitos de basura se encuentran en lugares escarpados.

Ahora, es la Batería de La Cueva la que aparece en escena, aunque está por ver con qué resultado.